Dieta según el tipo de sangre: puro mito.

Dieta según el tipo de sangre: puro mito.

La dieta “Según el tipo de sangre” ha ganado mucha popularidad desde que saliera el libro “Eat Right For Your Type” por Peter D’Adamo, N.D.

El libro básicamente dice que el tipo de sangre “O” es la dominante, cazadora, que requiere carne en su dieta, que la tipo “A” son los dóciles vegetarianos, y los tipo”B” son los omnívoros que pueden tomar leche. Esto se ha convertido en una religión para los que creen que esto es cierto, pero la verdad es que este tipo de dieta y el libro que la promueve, presenta muchos mitos, problemas y pseudociencia, lo cual le quita toda credibilidad científica.

D’Adamo basa la mayoría de su “teoría” en la acción de las lectinas, “las cuales son proteínas que contienen azúcar y se encuentran en la superficie de ciertos alimentos, las cuales pueden causar que varias moléculas y algunos tipos de células se mantengan pegadas (unidas)”.

Culpa a las lectinas de graves interrupciones e interferencia bioquímica negativa a través del cuerpo; desde “aglutinacion” de las celulas sanguineas, cirrosis hepática, hasta daño renal (en la página 24 de su libro).
D’Adamo afirma que “ciertos granos y leguminosas, en especial las lentejas y las habichuelas rojas, contienen lectinas que se depositan en las células musculares, volviendo los músculos más alcalinos y menos capaces para la actividad física”. (Página 53 de su libro).

Todo esto son acusaciones científicas muy serias!!! Alarmantes además.
O sea que, si eres de sangre tipo “O” y te comes un poco de legumbres o lentejas, las lectinas se depositarán en tus músculos, alterarán sus funciones, cambiarán su acidez, y te traerá serios problemas con la fuerza, el desempeño, la resistencia y el crecimiento muscular!
Cuantos disparates!

Si alguien va hacer semejantes afirmaciones en un libro de consumo masivo, con el interés de “cambiar” los hábitos alimenticios del mundo, entonces el autor esta obligado a presentar evidencia científica sólida de todo lo que esta afirmando, para que esa evidencia le de soporte y validez a sus teorías.
Lo hizo el? Para nada!

El autor hace una afirmacion tras otra en su libro y muestra CERO referencia cientifica de todo lo que afirma como verdad absoluta; afirmaciones que el sabia asustarian a millones de personas en todo el mundo. Que irresponsabilidad!

El debio tomar fotografias con un potente microscopio de electrones mientras las personas comian lo que se supone no deben para su tipo de sangre, y con esto demostrar que en verdad ocurre esto. Estas microfotografías debieron mostrar biopsias del tejido muscular de personas tipo O, A, B y AB, después de que comieran.
Por qué no lo hizo si estaba tan seguro de lo que decía? Pura pseudociencia y teorías tontas vacías.
Muestras de tejido muscular, tejido graso, etc., son muy comunes y una práctica muy segura, además de prácticamente indolora, que usan en millones de laboratorios alrededor del mundo, conocida en inglés como la biopsia “Skinny needle”; la cual es continuamente efectuada por investigadores de las áreas de nutricion, bioquímica, fisiología del ejercicio, farmacología, y otras ciencias. Por supuesto el no iba a realizar esto, pues sabe que no es un verdadero científico y que su libro esta llenó de sandeces y pura especulación.
Dichas fotografías mostrarían claramente a las lectinas depositandose en las células (si es que esto fuera cierto).
No muestra estas pruebas, pero tampoco cita ninguna fuente que las tenga, en donde otros científicos hayan demostrado que esto es cierto.

Debió sustentar sus afirmaciones publicando sus investigaciones y citando otras fuentes cientificas, para demostrar los cambios negativos de las lectinas en el músculo de la siguiente manera:
1. Usando diminutos electrodos que miden la acidez dentro de las células.
2. Insertando estos dentro de los músculos de voluntarios pagados con todos los diferentes tipos de sangre.
3. Todos los voluntarios serian alimentados con las cosas que se supone no les hace bien para su tipo de sangre, por separado, una a una, y luego medidos todos los parámetros y archivados.
4. Los voluntarios no podrían saber exactamente que se anda buscando con dicho estudio, para evitar efecto placebo y predisposición.
5. Si sus afirmaciones son ciertas, entonces los músculos de los tipo “O” deberían presentar un serio cambio hacia la alcalinidad extrema.
Pero aquí de nuevo el autor falla en presentar eso, aunque en realidad no presenta NADA!

Quiere asustar a millones de personas, para que no lleven dietas ricas en proteínas, ricas en fibras, y otras comidas nutritivas, pero es tan irresponsable que no presenta pruebas científicas alguna.
Vaya forma de hacerse rico y famoso!

Es verdad que para ciertas personas comer leguminosas les provoca problemas, pero esto nada tiene que ver con su tipo de sangre, sino con alergias reales, intolerancias, colitis y alguna que otra razón medica.

El libro de D’Adamo contiene muchas afirmaciones que literalmente dan a entender que todos somos idénticos, tenemos mismas necesidades, alergias, intolerancias y demás, como si fuéramos alguna especie de clon genético único.
Para ejemplo, pueden ver la página 63 de su libro donde afirma que “Los tipo “O” no toleran el trigo para nada”.
Exactamente que quiere decir el con esto?
Que sí eres tipo “O” y te comes una galleta, un pan, o cualquier cosa que contenga trigo y/o gluten, prácticamente vas a caer al piso muriendote, con dolor intenso de abdomen y vómitos, o peor aún, sufrirás daño cerebral inmediato, debido a su “teoría” de la aglutinación celular, y todas esas células cerebrales aglutinandose entre si.
Que cantidad de trigo/gluten puede soportar un tipo “O” antes de que ocurra la “aglutinación celular”? Una taza de trigo? O a lo mejor un fideo?
Cuantos disparates uno tras otro en un solo libro!

La ciencia ha demostrado que efectivamente hay personas que presentan problemas digestivos con el trigo y el gluten; esto debido a alergias reales (no la tonta aglutinación por lectinas), intolerancias al gluten, y otros problemas verificados por la ciencia, sobre todo los celiacos; estos presentan inflamación intestinal al consumir gluten, pero no por una molécula de azúcar y proteína que se pegan juntas en la parte externa de la célula y acaba con ellos! Esto es un problema genético.

Tambien las lectinas han sido “asociadas” (no la causa) a ciertos procesos inflamatorios normales del cuerpo en algunas personas. Pero de ahi a decir que millones de personas jamas deben comer trigo o nada con gluten, es hablar una gran mentira y por lo tanto ser poco ético y profesional.

Existen millones de personas en el mundo que no presentan problema alguno al ingerir trigo y/o gluten e incluso países donde la principal fuente de energía de sus dietas son precisamente estas fuentes, y no se están cayendo muertos.

Creo que el Sr. D’Adamo le debe a sus lectores y fans al menos una sola cita científica convincente de todo lo que escribió, o es demasiado pedirle eso?

Donde están las fotos micrográficas del tejido intestinal de los tipo “O” que recientemente han comido trigo o gluten y que claramente presenta a las lectinas aglutinandose, entaponando e inflamando las células intestinales y posteriormente interrumpiendo sus funciones biológicas/bioquímicas?
No hay.

Donde están las fotos de las biopsias de los tipos A, B y AB, que recientemente comieron trigo/gluten también y cuyas paredes intestinal aparecen sin daño alguno y con mucho menos lectinas que los tipo “O”? Ya que estos son los únicos supuestos 100% tolerantes?
No hay.

La realidad es que la inflamacion de los intestinos, como la enfermedad de Crohn’s, la colitis y la sensibilidad al gluten, ocurren en TODOS los grupos sanguineos, no solo en los tipo “O”.
D’Adamo tampoco cita ninguna prueba científica convincente al respecto.

Si todo esto fuera cierto, creo que ya no quedaría un Dominicano, un Italiano, un Frances y Puertorriqueño vivo, por citar algunos.

La cosa no para ahí.

D’Adamo hace dos afirmaciones tontas sobre los lácteos. Una que deja claramente entre dicho sus conocimientos de ciencia básica (prácticamente nulos) y otro que preocupa bastante sobre sus recomendaciones dietéticas.

1. Dice en la página 23 del libro lo siguiente: ” Si una persona del tipo de sangre “A” toma leche, su sistema inmediatamente empezara el proceso de aglutinación celular, con el fin de expulsarla/rechazarla”. Si quiere que le crean semejante disparate, debería de nuevo mostrar las pruebas, en donde a los tipo “A” les ocurra esto en sus células, y las pruebas de que a los demás tipos no les ocurre, además de como se supone que el cuerpo va a “expulsar/rechazar” la leche. Las presenta? Obviamente no!

Este “experto” debería también explicar el por que personas de sangre tipo “A” que toman leche de vaca (muchas veces en grandes cantidades), no sufren una embolia, o infarto, ya que según el, su sangre se “aglutina” en el sistema vascular. Obviamente no presenta prueba alguna y mucho menos alguna explicación lógica de esto tampoco.

2. En la página 37 hace la siguiente recomendación: “Las personas Asiáticas de tipo de sangre “B” deben incluir lácteos en su dieta despacio, ya que su sistema se adaptara a ella poco a poco”. Se sabe de evolución y adaptación rápida en seres humanos, pero crear una mutación para producir lactasa de nuevo en pocos días? Eso si que no! Otra tontería más.
Al parecer el autor no sabe que la mayoría de esa población carece de la enzima lactasa, y por lo tanto no pueden tolerar la lactosa. Tampoco sabe que a esos mismos puede recomendar suplementar la dieta con lactasa. Para colmo, de nuevo comete el mismo error de generalizar, como si todos fueran iguales. El hecho de que la mayoría sea intolerante a la lactosa en esa población, no significa que todos. Además, de que supuesta tolerancia habla el que se va a desarrollar de repente hacia la lactosa? Según el solo por ir introduciéndola poco a poco?
Anda perdido ese Señor.

Otra afirmación que hace en la página 53 es esta: “Esta condición, conocida como hipotiroidismo, ocurre porque los de tipo “O” tienden a no producir suficiente yodo.” Queee? Otra tontería más!
De dónde salió este señor? Ni siquiera cosas tan simples y básicas maneja y aún así se atrevió a autoproclamarse autoridad en la materia y sacar un libro.

La realidad es que el cuerpo humano NO produce yodo para nada, al igual que tampoco produce los demás minerales que necesita, como el magnesio, calcio y demás.
El yodo es un elemento el cual es tomado por las plantas desde el suelo y el mar, y este se consume en la dieta diaria, en los alimentos que ingieres y no en una producción automática interna que se inventó D’Adamo.

El muy irresponsable le clava en la mente a millones de tipo “O” que de seguro “no están produciendo suficiente yodo” (lo cual ya saben que nadie hace) y que debido a esto, probablemente tendran hipotiroidismo.
Las causas del hipotiroidismo son complejas, y nada tienen que ver con lo que ese señor afirma.

Dice que comer carne roja y dejar de comer trigo, hará que el tipo “O” “produzca” yodo!
Y las tonterías no acaban!

Pero, que significa exactamente la Aglutinacion celular de la cual el tanto habla? pues que las celulas en tu torrente sanguineo de forma irreversible se pegan entre si y forman coágulos de sangre. Una vez pegadas, no hay forma de separarlas. Si tus celulas se aglutinaran asi, debido a las lectinas o cualquier otra cosa, entonces se cortaria el flujo sanguineo, y con los capilares entaponados no podras transportar oxígeno ni nutrientes, y las células privadas de oxígeno obviamente se dañan y prontamente mueren. Entonces como es que estas personas siguen vivas aún “aglutinando” sus células?
Me gustaría que el pseudocientifico este lo explique.

Si este síndrome de fallos de órganos debido a las lectinas existiera, estaría muy bien documentado por la ciencia, pero como esto no existe, obviamente no es el caso. Si esto fuera tan común a nivel mundial, por “no comer” lo que debes según tu tipo de sangre, como afirma el autor, sería de dominio común en la comunidad científica mundial. Ningún patólogo respetado en el mundo siquiera ha mencionado este fenómeno, así que imaginense ustedes el gran mito que es.

Sus afirmaciones tontas no acaban ahí.

– Página 97 dice: “Los tipo A están genéticamente predispuestos a cáncer, problemas cardiacos y diabetes.”
También les otorga personalidad a cada uno y afirma que los tipo A estan pobremente diseñados para la intensidad. Situación que los tipo O manejan muy bien, debido a su personalidad de líder.

– Página 142: “Los tipo A, cuando están bajo presión se vuelven ansiosos y paranoicos, y todo lo toman de forma personal.”

– Pagina 143: Afirma que Adolfo Hitler era una personalidad de tipo A mutada. Como sabe cual era el tipo de sangre de Hitler? Y además que rayos tiene que ver con todo esto?
Hasta hace asomos de Astrólogo el “experto”. Que barbaridad!
Creando estereotipos de cada tipo de sangre de forma antojadiza, y como si todo mundo fuera igual, o estuviera condenado ser de una forma específica, sólo por su tipo de sangre. Por lo visto, ya no hay que tratar a nadie para conocerlo, sólo tenemos que preguntar “Que tipo de sangre eres?” Y listo!
Que ridiculez!

No logro entender como las personas caen en todas estas tonterías y la dan por un hecho. Muchos incluso pagando altas sumas de dinero para que le pongan esta “dieta”.

Noten también que sus restricciones alimenticias de cada tipo de sangre, sólo se basan en el modelo de dieta Americano; pero y que paso con el resto del mundo? Solo aplica para los tipos de sangre de esa parte del mundo? Ahí otra prueba más de su falta de investigación científica sería.

Debido a la total falta de pruebas científicas para sus tontas afirmaciones, al autor no le queda de otra que dejar todo lo que dice sin ninguna referencia científica, y los únicos estudios científicos que cita, para colmo contradicen sus afirmaciones. Incluso el autor investigador que tanto cita el, Dr. Pusztai; el cual escribió el libro “Handbook of Lectins”, afirmo que D’Adamo malinterpreto totalmente sus investigaciones desde principio a fin y que D’Adamo no es mas que un artista de la estafa!
Que les parece?

El D’Adamo no es nutricionista, no es nutriologo, no es médico deportivo, no es bioquímico, no es coach profesional de entrenamiento, no es quimico, tampoco farmaceutico, ni ninguna otra rama ligada a esta ciencia; es un Naturopata, de capacidad dudosa, como ya hemos visto.
Entonces que busca este señor escribiendo un libro lleno de tonterías sobre temas que no domina ni son su área? Y peor aún, que haces creyéndole?

Creo que todo queda claro y no hay nada más que decir.

Otro mito tonto más!

Para consultas, contacto y asesorías:
Tel: 809 508 2337
Twitter: @jroselloblanco
E-Mail: Dr.rosellobm@hotmail.com

Referencias

1. http://www.owenfoundation.com/Health_Science/Pusztai/btd/letters/010407_from.html.

2. http://mbe.library.arizona.edu/data/1997/1404/6sait.pdf

3. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/9546043/

4. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/1469724/?i=6&from=/9546043/related

5.
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/23639603/?i=2&from=gluten

6. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/23609613/?i=15&from=gluten

7. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/23585360/?i=20&from=gluten

8. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/23567359/?i=27&from=gluten

9. http://www.thyroid.org/iodine-deficiency/

10. http://ajcn.nutrition.org/content/early/2013/05/22/ajcn.113.058693.abstract?sid=3ecf4f4b-1c46-411e-9bea-b7b64c953268

Advertisements