Las frutas no aumentan la grasa corporal ni elevan triglicéridos

Debo admitir que me parece mentira tener que ponerme a escribir para defender a las frutas!

Wow! La verdad que todos estos pseudocientificos “expertos” extremistas se pasan!
Si nos lleváramos de ellos terminaríamos comiendo NADA!
Porque miren que tomar algo tan nutritivo e inocente como la fruta y acabar con ella ya es demasiado!! Cuantas tonterías!

Yo literalmente me quedo en shock! Otras veces me indigno, con la gran cantidad de mentiras, pseudociencia y tonterías sin sentido que rodean a la ciencia de la nutrición y el fitness.

Las frutas son la fuente de carbohidratos más densa nutricionalmente hablando (rica en nutrientes), y aun así esto no ha frenado a los creadores de mitos extremistas para endemoniarla también, como por supuesto, hacen con todo.

Esta tendencia empezó con los grupos de “expertos” que recomiendan las peligrosas, deficientes y poco nutritivas dietas “low carbs” como estilo de vida. Estos te quieren hacer creer ( lo han logrado en muchos) sin ninguna base científica, que comerte la fuente de “azúcar” natural de la fruta te dará diabetes, obesidad, inflamación, triglicéridos altos y un sin fin de tonterías más.
Este grupo de pseudocientificos han llegado al extremo de decir que comer frutas es anti-natural! Pero que barbaridad!

Deberían dedicarse a comediantes mejor, están en la carrera equivocada.

Pero ya vamos a ponernos serios y acabar con todos estos mitos que la rodean uno por uno, basándome en ciencia real y la experiencia de más de 15 años en la materia! Más la experiencia acumulada de mi abuelo y padre, que entre ambos tienen más de 130 años de estudios y cultivos sobre toda clase de frutas, los cuales han obtenido premios nacionales e internacionales (de Asia) al respecto.

Iré citando uno a uno cada mito para luego derrumbarlo y mostrar que ridículos son.

Empecemos:

Mito #1: “Las frutas no se pueden comer para reducir el porcentaje de grasas porque frenan el mecanismo de quemarlas, y por lo tanto no puedes prepararte para competir en eventos de fisiculturismo/fitness, ni tampoco ponerte en forma.”

Las frutas son el gran ausente en muchas de las dietas para prepararse para competir, tanto en fisiculturistas como en las competidoras de figure, bikini y fitness; simplemente porque se han llevado de lo que dicen de boca en boca sin investigar la realidad. Dejandose llevar por el miedo común de que la fruta nos hace engordar porque es “rica en fructosa”.

Afortunadamente la mayoría de campeones mundiales no se llevan de estas tonterías, son personas muy inteligentes y muy bien asesoradas, por algo son campeones.

Ahora verán que la verdad sobre este mito no es tan complicada.

La fruta no te hace engordar. Es más, nunca he visto a nadie en consulta o en mi vida diaria que se haya puesto obeso porque lleva una dieta rica en frutas, todo lo contrario, la gran mayoría de personas obesas apenas comen frutas. Cuantas veces han visto a alguien decir “Wow, esas fresas me volvieron obeso! ??”
Se que esto es solo anécdota y correlación, pero ahora pasaremos a la ciencia; la cual espero te haga tomar mejores decisiones en cuanto a tu salud (vía nutricional) y que sepas y entiendas que puedes comer frutas en cualquier época del año, a la hora que sea y con el objetivo que quieras.

La “teoría” de que la fruta detiene la quema de grasas se basa en que el músculo carece de una enzima que convierte la fructosa en glucógeno. De hecho, la fructosa se encuentra en grandes cantidades en el jarabe de maíz, jugos de frutas “procesados”, miel y en muy MENOR grado en frutas, y aunque usted no lo crea, en vegetales también.

Ahora bien, si el músculo carece de esta capacidad de almacenar la fructosa, entonces es en el hígado donde se guarda como glucógeno, por lo tanto repone las reservas de glucógeno en el hígado (que también se reducen).

“El problema es que el hígado solo puede almacenar de 100 a 120 gramos de glucógeno, y el resto se almacena como grasas (dirían los extremistas)”

Aquí es donde la realidad se manipula o mal entiende y nace el mito. En otras palabras, concluir por eso que la fruta nos pone obesos o frena la quema de grasas, o que impacta de forma negativa la composición corporal, basándose en esa lógica, esta mal e insensato en todo el sentido de la palabra.

En tu cuerpo NO hay forma de inhibir un fenómeno bioquímico a menos que apaguen un gen (vía manipulación genética, la cual esta prohibida en seres humanos aún y costaría millones) o si mueres. En tu cuerpo SIEMPRE están ocurriendo todas las reacciones y fenómenos al mismo tiempo: oxidación de grasas y almacenamiento, anabolismo y catabolismo, por citar dos. Lo único que puedes hacer es cambiar el radio a favor de un fenómeno, pero no inhibirlo. Por Ej: Puedes estas en un proceso de síntesis de proteínas (anabolismo) y a la misma vez degradación de proteínas (catabolismo), la diferencia estará en cual de los dos fenómenos es dominante en ese momento, si estas sintetizando más de lo que degradas entonces el radio esta a favor del anabolismo y viceversa.

La lógica de que la fruta es dañina para el proceso de quema de grasas queda totalmente ridiculizada por 5 puntos principales en la ciencia de maximizar la pérdida de grasas.

1. Calorías consumidas vs. Calorías quemadas.
2. El poder hormonal.
3. El metabolismo básico humano apoyado por el ciclo de Krebs (deberían leer un poco del metabolismo hepático para ver si dejan de hablar tonterías estos “expertos”, digo, si es que logran entender lo que leen).
4. Balance adecuado de antioxidantes en la dieta diaria.
5. Ejercicio.

Quemar grasas se basa en quemar más calorías de las que comes, y se basa también, en alterar tus niveles hormonales a favor de la quema de grasas (el radio insulina/glucagon por ejemplo, aunque es más complejo de ahí).

El poder hormonal esta en segundo lugar en esta lista de 5 puntos por una razón:
porque el factor más importante es el asunto de las calorías que entran vs las que se queman, aunque las hormonas trabajan en conjunto con estas calorías, claro esta.

Pero la realidad es que las frutas estimulan la quema de grasas! Si, así mismo, leyeron bien.

Me explico:

– La mayoría de las frutas tienen menos de 100 calorías por porción, lo cual la ponen a favor del primer y más importante elemento para la quema de grasas.
– Son también de índice glicemico bajo, lo cual ayuda a mantener un radio favorable de insulina-glucagon, por lo tanto, van de la mano con el segundo punto importante sobre el poder hormonal. Esto solo en caso de que las comas por si solas después de un largo ayuno; porque si son mezcladas con proteína y grasas, ese índice glicemico se convierte en una medida irrelevante totalmente diluida (lo mismo pasa con cualquier otra fuente de carbohidratos).

Aquí los extremistas dirían: “Oh! Si son de bajo índice glicemico, porque la fructosa se convierte en grasa en el hígado y abandona el hígado convertida en grasas, y las grasas tienen un índice glicemico bajo”
No tan rápido!!

Esta es una gran tontería por dos razones:
1. Considerando la densidad calórica y el contenido de fructosa en las frutas (unos 4-7 gramos promedio), ambas encontrándose en muy pequeñas cantidades, esta elevación de grasas en la sangre es trivial en cuanto almacenar grasas se refiere. Mas aun, el proceso de almacenar carbohidratos como grasas (de novo lipogenesis, la cual será motivo de otro artículo) es bastante pequeño.

Otra cosa, las frutas son ricas en fibra, lo cual evita picos exagerados de insulina.

En vez de la fructosa abandonar el hígado como grasas, alguna vez se les ha ocurrido a estos cínicos “expertos” que la fructosa deja al hígado como glucosa!!? Si, así mismo es!
O seguro ni siquiera conocen los procesos de glucogenesis y glucogenolisis.
A estos “expertos” les recomiendo Biochemistry for Dummies (Bioquímica para Tontos), para ver si aprenden algo de ciencia real, por lo menos lo básico! Y se dejan de andar mal guiando a las personas y privándolas de nutrientes tan valiosos y placeres deliciosos como comer frutas.

– De hecho, los datos científicos muestran que la fructosa puede rápidamente transformarse en glucosa desde el hígado y liberarse a prisa durante el ejercicio; o sea, aquí tenemos el punto 3 sobre el metabolismo humano y 5 sobre el ejercicio.

Pero aun hay más:

Esta glucosa puede guardarse en los músculos como glucógeno sin ningún problema, o puede ser usada como una fuente de energía inmediata en una dieta baja en calorías, lo cual evitara que uses la proteína como fuente de energía de emergencia, en vez de para construir músculos (ahorran proteínas).

Todo esto implica que el hígado tiene la capacidad de usar la fructosa y convertirla en glucosa para la energía del mismo, de los músculos, o para almacenar glucógeno, y por supuesto para almacenar las grasas, pero los datos científicos demuestran que este es el último de los destinos de la fructosa y que solo ocurre si se consume en grandes cantidades!
Pero es que esto no es exclusivo de la fruta, cualquier exceso de calorias no usado ni oxidado (sin importar la fuente) será almacenado como energia de reservas (grasas).

– Por otro lado, cuando estas oxidando ácidos grasos a una velocidad mayor a la normal (quemando grasas) tus niveles de especies reactivas al oxígeno (radicales libres) se elevan de forma constante y considerable, por lo tanto, necesitas una protección extra de antioxidantes que eviten el daño celular causado por el exceso de estos radicales libres, y adivinen que?
Las frutas son una fuente muy rica en toda clase de potentes antioxidantes!!!
Que faltaba el punto 4 decían? Pues ahí lo tienen ya.
Ojo: noten que uso la palabra “exceso” de radicales libres, porque estos también se necesitan para un metabolismo sano funcional; el problema es el exceso.

Mito #2: “La fruta no se puede comer a menos que no sea por la mañana, ya que es el único momento del día cuando el glucógeno del hígado esta reducido”

Me gustaría saber de donde sacan que SOLO en la mañana cuando despiertas es que se reduce el glucógeno en el hígado?

En el cuerpo nada ocurre de forma aislada, todo esta ínterconectado; por ejemplo, el glucógeno hepático no solo se repone por la mañana con el desayuno y luego permanece así por el resto del día, como si fuera un órgano aislado que solo funciona en horas especificas y no demanda energía. Por Dios! Tu hígado, así como el resto de tu organismo, funciona y demanda energía 24/7 y no “horas específicas”. Pensar eso es un disparate pseudocientifico.

Esa forma cerrada de pensar pseudocientifica es que confunde tanto a las personas y las hace sentir que están a “dieta” y que eso significa pasar hambre y privarse de todo. Como resultado abandonan y de paso se desnutren, y muchas veces terminando en adaptación metabólica (daño metabólico).

Así no se puede vivir! El fitness (como ya he dicho antes) es para aumentar tu calidad de vida, no para hacer de ella un infierno.

El glucógeno hepático esta en constante flujo de entrada y salida. Después de hacer ejercicios, el glucógeno hepático ya no esta al 100%, es reducido, y que tanto será reducido lo va a determinar la intensidad y la duración del ejercicio.

Nota: muchos “expertos” te quieren hacer creer que puedes “agotar” tus reservas de glucógeno, incluso hablando de llevarlas a “cero”. Esto es imposible! El cuerpo no usa una sola fuente de energía a la vez y jamás permitirá que le agotes totalmente alguna de ellas. Esto es bioquímica básica 101.

De hecho, después de cada comida del día, aproximadamente 1/4 a 1/3 de los carbohidratos consumidos se almacenan como glucógeno en el hígado, 1/3 a 1/2 es almacenado en los músculos y el resto es oxidado como energía.

Los estudios científicos demuestran que el glucógeno muscular y hepático mejoran con una mezcla de fructosa y glucosa en comparación con ambos separados; por lo tanto, la fruta es la fuente alimenticia más idónea para hacer esto, sobre todo después de entrenar, ya que contiene ambas.
En otras palabras, si le agregas frutas a tu batido postworkout lograras aumentar la repuesta anabolica después de los ejercicios, mucho más que si no lo hicieras.

Pero aun te tengo más:

Un estudio mostró que la fructosa mejora el transporte de los tan importantes BCAA!

Por cierto, saben de donde viene este compuesto “Hydroxycitric Acid” que se encontraran en casi todos los quemadores de grasas?
Pues de una fruta! en este caso, del tamarindo.

Datos científicos revelan que reponer las reservas de glucógeno y de esa forma acelerar la recuperación y el crecimiento muscular, mejora aun más si consumes el extracto de esta fruta, además de que las reservas de grasa se reducen!
Esta siendo fuertemente estudiado como tratamiento para la obesidad este compuesto.

Aun mas:
Se descubrió que el extracto de tamarindo incluso reduce la “novo lipogenesis” o transformación de exceso de carbohidratos en grasas!!! Nada mal para ser uno del grupo de demonios (según extremistas).

Mito #3: “Tu cuerpo fabrica muchas grasas al comer frutas y luego se almacenan”.

Vamos a suponer que sea verdad que al menos algo de grasa se produce por el exceso del consumo de azúcar de la fruta, aun así, esto ayudaría a quemar más grasas de las áreas problemáticas en el cuerpo! Pero como es eso?
Se llama “Come grasas para perder grasas” y de esto se han escrito infinidad de libros, artículos y pruebas científicas.

Me explico:
Muchas veces el cuerpo llega a un punto que se estanca, ya sea por el famoso “plateau” o porque el metabolismo se pone “lento” (no es el termino correcto, pero para que me entiendan) si el corte de calorías es demasiado drástico o demasiado extenso. Favor leer mi artículo sobre el daño metabólico aqui: https://jjrosello.wordpress.com/2013/07/23/el-dano-metabolico/

Aquí es donde se utilizan los días ligeramente altos en carbs y/o calorías, y sirven para volver a acelerar el metabolismo (abundare más de eso en un próximo artículo). Por ahora sepan que en esos 1-3 días en que se hace esto, no importa incluso que ganes un poco de grasas (si es que pasa). Algunas veces necesitamos dar un paso atrás para poder dar tres pasos hacia adelante.

Mito #4: “Las frutas son lipogenicas y elevan los triglicéridos y la grasa abdominal”

Si es cierto que hay un poco de estudios donde la fructosa muestra ser más lipogenica que otros tipos de azúcar, pero al parecer estos “expertos” no se han detenido a analizarlos pues no les conviene, así pueden seguir con sus tontas recomendaciones, o los han analizado, pero no entendieron nada!

En esos estudios ocurrio lo siguiente:

De 73 a 85 gramos de azucar fueron usados en una sola comida y de esos 50-75% fue pura fructosa (43-64g de fructosa!). Pero la mayoria de las frutas tienen entre 4 o menos gramos de fructosa por servicio, siendo una de las que mas tiene un guineo grande (banana), y no pasa de 7g! Saquen ustedes mismos los cálculos. Cuantos guineos tendrían que comerse en una sola pasada?
O sea, para provocar una lipogenesis comiendo frutas y elevar los triglicéridos y la grasa corporal, tendrías que darte atracones masivos y constantes de frutas! Y dudo mucho que alguien quiera o pueda hacer eso.

De todas formas, lo que este estudio estaba aludiendo y atacando no era a las frutas, sino a los edulcorantes basados en fructosa y al jarabe de maíz de alta fructosa (High Fructose Corn Syrup), que es producido del maíz y otros carbohidratos ricos en almidones, y NO de la fruta.
Además recordemos que la poca fructosa de la fruta no entra al cuerpo sola, como en este estudio, sino que lo hace acompañada de fibras, vitaminas, minerales, agua y fitonutrientes con efectos saludables muy variados, lo cual también contribuye a reducir la carga glicemica (como explique más arriba).

Sigamos:

En otro estudio hecho por la misma institución, establecieron que la fructosa de la fruta no es la culpable, sino la fructosa agregada en exceso a los alimentos procesados. Algo completamente distinto.

Mito #5: “La fruta es mala para la salud y causa diabetes”.

Este mito si que me da risa cada vez que veo a “expertos” diciéndolo, pero jamás citan las fuentes de estudios serios que apoyen sus tontas afirmaciones.

Las frutas son extremadamente sanas para ti!

– Están llenas de micronutrientes (vitaminas, minerales) que tanto necesitamos.
– Están repletas de antioxidantes muy potentes como los carotenoides, flavonoides y la vitamina C.
– Cada una posee fitonutrientes únicos con propiedades únicas, que van desde la quema de grasas (como ya vieron en el tamarindo), pasando por antiestrogenicos y que aumentan la resistencia y longevidad (como el caso del resveratrol de la uva), o la protección de los riñones que ofrecen los arándanos, hasta enzimas digestivas para asistir en la absorción de los nutrientes (como la lechoza y la bromelina de la piña).
Estos fitonutrientes son tan potentes, efectivos y sanos, que hasta los venden concentrados como suplementos para objetivos específicos de salud, y son conocidos como nutraceuticos (nutrientes con propiedades farmacéuticas en el organismo).

Hay estudios hechos en los años 70s, 80s, 90s en donde se demostró que los y las fisiculturistas y atletas fitness, tenían deficiencias de muchos nutrientes cuando se preparan para competir, mientras que sus colegas que seguían consumiendo las frutas en su preparación no presentaban esas deficiencias. Mismos estudios que demostraron que aquellos que retiran las frutas de su dieta de preparación, pierden masa muscular!!

Si las frutas no obligan al páncreas a trabajar de más, no elevan la insulina a niveles excesivos y constantes, ni tampoco dañan los receptores GLUT-4, y mucho menos alteran tu ADN, si no que por el contrario hacen que todas tus células funcionen mejor, entonces como se supone que provocan diabetes? Puro MITO!

Mito #6: “Las frutas son pura azúcar”.

Nada más alejado de la realidad, como ya pueden ir viendo; si fuéramos a decir que las frutas son puras de alguna cosa, no sería azúcar, pues es de lo que menos tienen, sino AGUA que es lo que más tienen. Además, como ya han ido leyendo, cada fruta tiene propiedades nutricionales muy únicas, como para que vengan a reducirlas todas en pura azúcar, para colmo generalizando como si todas fueran lo mismo.

Las frutas son el carbohidrato perfecto de la naturaleza.

La cáscara de la mayoría de las frutas contienen una gran cantidad de fibras y antioxidantes, además de que las frutas son ricas y satisfacen el paladar y antojos del más exigente por algo dulce o agridulce.

Estudios científicos demuestran que negarle esos pequeños antojos por algo dulce a la persona va en detrimento de su salud emocional; aunque creo que por lógica todos sabemos que es así y no necesitamos estudios que nos lo confirmen.
Ya sabemos lo ridículo que es este mito, pues más arriba vimos que las frutas apenas tienen en promedio 4-7g de fructosa.

Mito #7: “Las dietas cetogenicas (Ketogenic diet) tienen más ventajas para quemar grasas que las no cetogenicas, y para eso debemos eliminar las frutas”

La ciencia ha demostrado una y otra vez que las dietas bajas en carbohidratos cetogenicas no ofrecen ventaja alguna para perder grasas en comparación a las dietas moderadas en carbohidratos no cetogenicas.
Estudios han demostrado reacciones metabólicas y emocionales negativas al llevar esta clase de dieta por más de un mes.
Se ha demostrado que los atletas que llevan esta clase de dieta por mucho tiempo se quejan de efectos secundarios variados, como vértigo, fatiga, dolor muscular excesivo tras los entrenamientos, falta de energía, depresión, irritabilidad, disminución de la libido, halitosis, entre otros.
Otro problema de esta clase de dietas es la inhibición relativa (en bioquímica la palabra inhibir no es total ni literal; lo explique mas arriba) del mTOR (responsable de iniciar la síntesis proteica en tu masa muscular). Traducción? Dile adiós a tus músculos y olvídate de ganar más masa muscular.

En análisis que yo mismo he mandado hacer en diferentes tipos de personas que han llevado esta clase de dieta, me he encontrado con resultados variados negativos, que van desde anemia, estrógenos extremadamente altos, pasando por niveles muy bajos de testosterona, hasta daño renal y cardíaco. Por supuesto; el 90% con daño metabólico, casi todas mujeres.

Así que cuando leo y/o veo como recomiendan este tipo de dieta como la clave de la longevidad y la salud, me indigno y no deja de darme pena con las personas que ciegamente siguen las recomendaciones irresponsables de estos “expertos”. Jugando con la salud de las personas como si no se tratarán de seres humanos. En los únicos casos en que este tipo de dietas ofrecen ventajas es en epilepsia y ciertos tipos de cáncer. Personas sanas ningún beneficio.
Por otro lado, cuando veo todo eso, confirmo también como ya la salud no importa y ahora todo es la vanidad, se vende la salud a cambio de “verse bien” por un corto periodo de tiempo.

Mito #8: “Las frutas son 100% fructosa como fuente de carbohidratos”.

Este mito va muy ligado al anterior, pero nada más alejado de la realidad!

Es increíble como la fruta ha sido endemoniada por solo contener un poco de fructosa, que poseen de forma natural. Gracias mythlovers!

La verdad es que la fruta es un complejo brillante de la naturaleza basado en fructosa, sucrosa, glucosa, galactosa y maltosa. Aun así, como dije más arriba, no todas las frutas son iguales.
Por ejemplo: sabían que el tomate, las aceitunas y el aguacate también son frutas?
Otro ejemplo más de que generalizar es un grave error! Y una constante costumbre de los pseudocientificos.

Mito #9: “Las frutas no aportan nada para construir músculos y/o quemar grasas”.

Y como siempre, otra metida de pata más de los MythLovers.

Las frutas contienen muchos de los nutrientes requeridos para construir masa muscular y recuperarte de los entrenamientos, como son: los carbohidratos, el agua, enzimas que mejoran la asimilación de las proteínas y otras que asisten en la digestión, potasio, vitamina A, vitamina C. Y por supuesto, de nuevo caemos al tema de los fitonutrientes, como los bioflavonoides (catequinas y taninos vasodilatadores y antioxidantes). Limonoides (desintoxicantes). Y licopenos (antioxidantes). Además de ser ahorradoras de proteínas y aumentar la síntesis proteica conjuntamente con la leucina vía mTOR.

Ya vieron que hay frutas como el tamarindo que han demostrado quemar grasas y mejorar la captación de glucógeno por los músculos (un proceso anabolico), pero no es la única, muchas frutas han demostrado estimular la pérdida de la grasas y el aumento de la masa muscular!
Que les parece?

Es más, la mayoría de los termogenicos (quemadores de grasa) más vendidos están llenos de extractos de frutas!
No me creen?
Vayan y véanlos ustedes mismos.
Se encontraran componentes como:
Red raspberry extract, blueberry extract, cranberry extract, Hidroxycitric acid, Goji extract, Hoodia, garcinia cambogia, nargenan, guggulsterone, bromelain, acai berry, bitter orange y muchos más.

Es increible como muchos/as evitan como la peste a las frutas, pero gastan una fortuna en estos suplementos quemadores de grasas que simplemente contienen los extractos de las mismas frutas que ellos/as deciden evitar!
Alguien dijo irónico?

Pero más increíble aun es que obvian el hecho de que estos extractos ingeridos directo de su fuente natural tienen muchísimo más disponibilidad, y que la sinergía entre algunos de ellos es imposible de duplicar con los suplementos.

Más datos aun:

La toronja no solo posee quemadores de grasa, sino que tambien contiene HMB en una cantidad muy buena!
El HMB es el metabolito de la leucina que ha demostrado en estudios científicos recientemente promover el desarrollo de la masa muscular y reducir el catabolismo de la misma. Miren si es poderosa la leucina que hasta sus metabolitos tienen efectos en la masa muscular.

Otro compuesto que contiene la toronja llamado dihidroxybergamottin (DHB) ha demostrado en estudios científicos elevar la producción de testosterona.

El ácido hidroxicitrico que menciono más arriba del tamarindo y que se usa en tantos quemadores, es por su capacidad de guiar al cuerpo a almacenar más carbohidratos en forma de glucógeno en los músculos y reducir la síntesis de nuevos ácidos grasos!
Es el mismo compuesto que hizo famoso a un quemador que su nombre inicial es en honor a este ácido, Hydroxycut! Apuesto que todos lo conocen.

El mango contiene un compuesto que aumenta la asimilación de proteínas.

Y el café que tanto poder antioxidante y quemador de grasas tiene de donde creen que viene? Del cafeto, o sea, también es una fruta.

Y ese vino que tantas propiedades sanas le atribuyen y que a muchos les encanta degustar? De la uva!

Y ese chocolate por el cual millones en el mundo deliran y que tanto poder antioxidante y en el estado de ánimo tiene, de donde viene? Cacao! Otra fruta más!

Han visto el Saw Palmetto y su poder para proteger la próstata? Pues es otra fruta!

Y el coco, con su agua como hidratante perfecto! Y su muy sano y resistente aceite? Otra fruta más!

La manzana contiene peptina, la cual ayuda a controlar el apetito y la ansiedad por comer. Todo el que se come una manzana con todo y la cáscara notara que se siente lleno. Cuantas crees que te puedes comer de una sentada? Muy pocas apuesto.

Y que tal los ácidos grasos esenciales del aguacate, o los maravillosos beneficios de las aceitunas?
Alguien dijo aceite de oliva?

Recordemos que las nueces también son frutas, y si seguimos, este artículo se volvería enciclopedia de varios tomos.

Y todavía se atreven estos “expertos” a decir que todas las frutas son iguales y que son pura azúcar!

Mito #10: “Las frutas dañan la piel por el exceso de azúcar”

Otro mito ridículo que estoy seguro ustedes ya ni siquiera necesitan que lo explique mucho, pero aun así diré esto:

1. Los antioxidantes son protectores ideales de la piel, son los que evitan el daño celular y por consiguiente el envejecimiento a destiempo de la piel (arrugas y demás) y ya saben que las frutas están repletas de estos.
O sea, sin suficientes antioxidantes en tu dieta, tendrás un stress oxidativo enorme y por consiguiente una piel desnutrida con aspecto de vejez.

2. La mayoría de cremas, shampoos, protectores solares, etc. También contienen extractos de frutas. Leanlos y verán.
3. El colageno es esencial para una piel sana, bonita y sin arrugas. Resulta que sin suficiente Vit. C no puedes asimilar el colageno correctamente. Y cuales nutrientes son muy ricos en Vit. C? Si, la fruta!!

En resumen:

Las frutas son bajas en calorías, altas en nutrientes con mucho poder, ricas en fibras, anticancerigenas, sanas, cortan la ansiedad por otros azúcares, ayudan a quemar grasas, ayudan a aumentar la masa muscular, y protegen las células, incluyendo las de la piel.
Que más se puede pedir?

No dire que esta es la única forma de alimentarte, pues no creo en una SOLA fórmula, pero si te puedo decir con toda seguridad que es la forma MÁS SANA de hacerlo, todo el tiempo, sin importar tus objetivos. Para qué usar fórmulas inferior y para colmo dañinas, cuando puedes usar la forma óptima, sana y permanente como estilo de vida?

Haciendo esto no solo estarás en forma, sino que estarás sano/a, que es lo más importante.

Twitter: @jroselloblanco
E-Mail para asesorías personalizadas presenciales y online: dr.rosellobm@hotmail.com.
Tel: 809 508 2337.

Referencias:

1. Acheson et al. (1982). Glycogen synthesis versus lipogenesis after a 500 gram carbohydrate meal in man, Metabolism, 31(12), 1234-1240.

2. Acheson et al. (1988). Glycogen storage capacity and de novo lipo-genesis during massive carbohydrate overfeeding in man, American Journal of Clinical Nutrition, 48(2), 240-247.

3. Adopo et al. (1994). Respective oxidation of exogenous glucose and fructose given in the same drink during exercise, Journal of Applied Physiology, 76(3), 1014-1019.

4. Atkinson et al. (2008). International tables of glycemic index and glycemic load values: 2008, Diabetes Care, 31(12), 2281-2283.

5. Bantle, J.P. (2006). Is fructose the optimal low glycemic index sweetener? Nestle Nutrition Workshop Series: Clinical and Performance Programme, 11, 83-95.

6. Bantle, J.P. (2009). Dietary fructose and metabolic syndrome and diabetes, The Journal of Nutrition, 139(6), 1263S-1268S.

7. Bray, G.A. (2003). Low-carbohydrate diets and realities of weight loss, The Journal of the American Medical Association, 289(14), 1853-1855.

8. Buchholz & Schoeller (2004). Is a calorie a calorie? Asmerican Journal of Clinical Nutrition, 79(5), 899S-906S.
Burri, B.J. (1997). Beta-carotene and human health: A review of current research, Nutrition Research, 17(3), 547-580.

9. Chareoansiri & Kongkachuichai (2009). Sugar profiles and soluble and insoluble dietary fiber contest of fruits in Thailand markets, International Journal of Food Sciences & Nutrition, 2, 1-14.
Cheng et al. (2009). Post-exercise carbohydrate supplementation with hydroxcitric acids coingestion increased glycogen resynthesis in human skeletal muscle, Medicine and Science in Sports and Exercise, 41(5), S547.

10. Cho et al. (2004). Prospective study of intake of fruits, vegetables, vitamins and carotenoids and risk of age-related maculopathy, Archives of Ophthalmology, 122(6), 883-892.

11. Chong et al. (2007). Mechanisms for the acute effect of fructose on postprandial lipemia, American Journal of Clinical Nutrition, 85(6), 1511-1520.
12. Chu et al. (2009). Effect of HCA with post-exercise carbohydrate on substrate transporter gene expression in human study, Medicine and Science in Sports and Exercise, 41(5), S547.

13. Chun et al. (2008). Serum C-reactive protein concentrations are inversely associated with dietary flavonoid intake in U.S. adults, The Journal of Nutrition, 138(4), 753-760.

14. Ciudad et al. (1980). Synthesis of glycogen from fructose in the presence of elevated levels of glycogen phosphorylase a in rat hepatocytes, Molecular & Cellular Biochemistry, 30(1), 33-38.

15. Clark, N. (1997). Eating for vitamins: Do you need supplements? The Physician and Sportsmedicine, 25(7), Retrieved July 16th, 2009, fro http://www.physsportsmed.com/index.php?art=psm_07_1997?article=1510
Conceicao de Oliveira et al. (2003).

16. Weight loss associated with a daily intake of three apples or three pears among overweight women, Nutrition, 19(3), 253-256,
Conceicao de Oliveira et al. (2008). A low-energy-dense diet adding fruit reduces weight and energy intake in women, Appetite, 51(2), 291-295.

17. Coultrap et al. (2008). Blueberry-enriched diet ameloirates age-related declines in NMDA receptor-dependent LTP, Age, 30(4), 263-272.

18. Crisafi D. (Winter 2007). Fruit & Bodybuilding: Do they mix? Fitness & Physique Magazine, Issue 11, 60-61.
Dawson-Hughes et al. (2008). Alkaline diets favor lean tissue mass in older adults, American Journal of Clinical Nutrition, 87(3), 662-665.

19. Decombaz et al. (2009). The effect of galactose and fructose containing beverages on liver glycogen synthesis post-exercise, Medicine and Science in Sports and Exercise, 41(5), S66.

20. Dib et al. (2009). The ergogenic and clinical effects of a nutritional supplement, Mass Fx in resistance trained adult males, Medicine and Science in Sports and Exercise, 41(5), S395.

21. Enig & Fallon (2005). Eat Fat Lose Fat, Penguin Group (USA) Inc., New York, NY.

22. Erlund et al. (2003). Consumption of black currants, lingonberries and bilberries increases serum quercetin concentrations, European Journal of Clinical Nutrition, 57(1), 37-42.

23. Erlund et al. (2006). Bioavailability of quercetin from berries and the diet, Nutrition and Cancer, 54(1), 13-17.
Feinman & Fine (2004a). “A calorie is a calorie” violates the second law of thermodynamics, Nutrition Journal, 3, 9.

24. Feinman & Fine (2004b). Thermodynamics of weight loss diets, Nutrition and Metabolism, 1(1), 15.
Flatt J.P. (1992). The biochemistry of energy expenditure. In: Bjornthrop, P. & Brodoff, B.N., Eds., Obesity, New York, J.B. Lippincott, pp. 100-116.

25. Flatt J.P. (1995). Use and storage of carbohydrate and fat, American Journal of Clinical Nutrition, 61(4), S952-S959.

26. Forsythe, C. (2008, July 22). The evils of fructose. Retrieved July 6th, 2009, from the_evils_of_fructose
Foster-Powell et al. (2002). International table of glycemic index and glycemic load values, American Journal of Clinical Nutrition, 76(1), 5-56.

27. Fujioka et al. (2006). The effects of grapefruit on weight and insulin resistance: Relationship to the metabolic syndrome, Journal of Medicinal Food, 9(1), 49-54.

28. Gillman et al. (1995). Protective effect of fruits and vegetables on development of stroke in men, The Journal of the American Medical Association, 273(14), 1113-1117.

29. Giovannucci et al. (1995). Intake of carotenoids and retinol in relation to risk of prostate cancer, Journal of the National Cancer Institute, 87(23),1767-1776.

30. Goodson et al. (2005). High exogenous carbohydrate oxidation rates following glucose and fructose ingestion during exercise in the heat, Medicine and Science in Sports and Exercise, 37(5), S307.

31. Hallfrisch, J. (1990). Metabolic effects of dietary fructose, The FASEB Journal: Official Publication of the Federation of American Societies for Experimental Biology, 4(9), 2652-2660.

32. Herbert, V. (1994). The antioxidant supplement myth, American Journal of Clinical Nutrition, 60(2), 157-158.
Hellerstein, M.K. (1999). De novo lipogenesis in humans: Metabolic and regulatary aspects, European Journal of Clinical Nutrition, 53(1), S53-S65.

33. Heymsfield et al. (1998). Garcinia cambogia (hydroxycitric acid) as a potential anti-obesity agent, The Journal of the American Medical Association, 280(18),1596 -1600.

34. Heyward et al. (1989). Anthropometric, body composition and nutritional profiles of bodybuilders during training, Journal of Applied Sports Science Research, 3(2), 22-29.

35. Horton et al. (1995). Fat and carbohydrate overfeeding in humans: Different effects on energy storage, American Journal of Clinical Nutrition, 62(1), 19-29.

36. Jaindrain et al. (1993). Fructose utilization during exercise in men: Rapid conversion of ingested fructose to circulating glucose, Journal of Applied Physiology, 74(5), 2146-2154.

37. Jequier E. (1992). Regulation of thermogenesis and nutrient metabolism in the human: relevance for obesity. In: Bjornthrop, P. & Brodoff, B.N., Eds., Obesity, New York, J.B. Lippincott, pp. 130-135.

38. Jialal et al. (1990). Physiologic levels of ascorbate inhibit the oxidative modification of low density lipoprotein, Atherosclerosis, 82, 185-191.

39. Johnsen et al. (2003). Intake of fruit and vegetables and the risk of ischemic stroke in a cohort of Danish men and women, American Journal of Clinical Nutrition, 78(1), 57-64.

40. Johnson, E.J. (2002). The role of carotenoids in human health, Nutrition in Clinical Care, 5(2), 47-49.

41. Johnston et al. (1992). Antihistamine effect of supplemental acsorbic acid and neutrophil chemotaxis, Journal of the American College of Nutrition, 11, 172-176.

42. Joosen & Westerterp (2006). Energy expenditure during overfeeding, Nutrition & Metabolism, 12(3), 25.

43. Joshipura et al. (1999). Fruit and vegetable intake in relation to risk of ischemic stroke, The Journal of the American Medical Association, 282(13), 1233-1239.

44. Joshipura et al. (2001). The effect of fruit and vegetable intake on risk for coronary heart disease, Annals of Internal Medicine, 134(12), 1106-1114.

45. Karlsson J. (1997). Antioxidants and Exercise, Human Kinetics, Champaign, IL.

46. Kleiner, S.M. (1997). Fake sugars and fats: Net benefits or real risks? The Physician and Sportsmedicine, 25(4), Retrieved July 16th, 2009, from http://www.physsportsmed.com/index.php?art=psm_04_1997?article=1329
Kovacs et al. (2006). Effects of (-)-hydroxycitrate on net fat synthesis as de novo lipogenesis, Physiology & Behavior, 88(4-5), 371-381.

47. Lee et al. (2006). Intakes of fruits, vegetables, vitamins A, C, and E, and carotenoids and risk of renal cell cancer, Cancer Epidemiology , Biomarkers and Prevention, 15(2), 2445-2452.

48. Lemon & Mullin (1980). Effect of initial muscle glycogen level on protein catabolism during exercise, Journal of Applied Physiology, 48(4), 624-629.

49. Liu et al. (2000). Fruit and vegetable intake and risk of cardiovascular disease: The Women’s Healthy Study, American Journal of Clinical Nutrition, 72(4), 922-928.

50. Livrea et al. (2005). Contribution of vitamin A to the oxidation resistance of human low density lipoproteins, Free Radical Biology & Medicine, 18(3), 401-409.

51. Lowenstein J.M. (1971). Effect of (-)-hydroxycitrate on fatty acid synthesis by rat liver in vivo, The Journal of Biological Chemistry, 246(3), 629-632.

52. Manore & Thompson. (2000). Sport Nutrition for Health and Performance. Human Kinetics, Champaign, IL.

53. Manson et al. (1994). Vegetable and fruit consumption and incidence of stroke in women, Circulation, 89(2),S932.

54. Marieb, E.N. (1998). Human Anatomy & Physiology, 4th edition, Benjamin/Cummings Science Publishing, Menlo Park, CA.

55. Mattes & Bormann (2000). Effects of (-)-hydroxycitric acid on appetitive variables, Physiology & Behavior, 71(1-2), 87-94.

56. Minehira et al. (2004). Effect of carbohydrate overfeeding on whole body macronutrient metabolism and expression of lipogenic enzymes in adipose tissue of lean and overweight humans, International Journal of Obesity and Related Metabolic Disorders, 28(10), 1291-1298.

57. Muir et al. (2007). Fructan and free fructose content of common Australian vegetables and fruit, Journal of Agricultural & Food Chemistry, 55(16), 6619-6627.

58. Netzer, C.T. (1997). The Complete Book of Food Counts. 4th Edition, Dell Publishing, New York, NY.

59. Newton et al. (1993). Changes in psychological state and self-reported diet during various phases of training in competitive bodybuilders, Journal of Strength and Conditioning Research, 7(3), 153-158.

60. Nissen et al. (1996). Effect of leucine metabolite B-hydroxy-B-methylbutyrate on muscle metabolism during resistance-exercise training, Journal of Applied Physiology, 81(5), 2095-2104.

61. Nutritiondata.com (2009a). Retrieved July 2, 2009, from http:www.nutritiondata.com.
Nutritiondata.com (2009b). Retrieved July 2, 2009, from http://www.nutritiondata.com/facts/fruits-and-fruit-juices/1846/2.

62. Ovesen, L.F. (2005). Increased consumption of fruits and vegetables reduces the risk of ischemic heart disease, Ugeskrift for Laeger, 167(25-31), 2742-2747.

63. Parks et al. (2008). Dietary sugars stimulate fatty acid synthesis in adults, The Journal of Nutrition, 138(6), 1039-1046.

64. Parniak & Kalant (1988). Enhancement of glycogen concentrations in primary cultures of rat hepatocytes exposed to glucose and fructose, The Biochemical Journal, 251(3), 795-802.

65. Raben et al. (2003). Meals with similar energy densities but rick in protein, fat, carbohydrate, or alcohol have different effects on energy expenditure and substrate metabolism but not on appetite and energy intake, American Journal of Clinical Nutrition, 77(1), 91-100.

66. Reiser & Hallfrisch (1977). Stimulation of neutral amino acid transport by fructose in epithelial cells isolated from rat intestine, The Journal of Nutrition, 107(5), 767-774.

67. Rolls et al. (2004). What can intervention studies tell us about the relationship between fruit and vegetable consumption and weight management? Nutrition Reviews, 62(1), 1-17.

68. Rolls, B. (2005). The Volumetrics Eating Plan: Techniques and Recipes for Feeling Full on Fewer Calories, HarperCollins, New York, NY.

69. Seeram et al. (2006). Blackberry, black raspberry, blueberry, cranberry, red raspberry, and strawberry extracts inhibit growth and stimulate apoptosis of human cancer cells in vitro, Journal of Agricultural and Food Chemistry, 54(25), 9329-9339.

70. Singh et al. (1992). Effect of fat-modified and fruit- and vegetable-enriched diets on blood lipids in the Indian Diet Heart Study, The American Journal of Cardiology, 70(9), 869-874.

71. Steinmetz & Potter (1996). Vegetables, fruit, and cancer prevention: A review, Journal of the American Dietetic Association, 96(10), 1027-1039.

72. Strohacker et al. (2009). Influences of weight gain and macronutrient source on monocyte TLR4 and cytokine expression in mice, Medicine and Science in Sports and Exercise, 41(5), S555.

73. Thompson et al. (1999). Effect of increased vegetable and fruit consumption on markers of oxidative cellular damage, Carcinogenesis, 20(12), 2261-2266.

74. Tohill et al. (2004). What epidemiologic studies tell us about the relationship between fruit and vegetable consumption and body weight, Nutrition Reviews, 62(10), 365-374.

75. Too et al. (1998). Effect of a precompetition bodybuilding diet and training regimen on body composition and blood chemistry, The Journal of Sports Medicine and Physical Fitness, 38, 245-252.

76. Walberg-Rankin (1995). A review of nutritional practices and needs of bodybuilders, Journal of Strength and Conditioning Research, 9(2), 116-124.

77. Wallis et al. (2008). Postexercise muscle glycogen synthesis with combined glucose and fructose ingestion, Medicine and Science in Sports and Exercise, 40(10), 1789-1794.

78. Wilson et al. (2008). Effects of beta-hydroxy-beta-methylbutyrate (HMB) on exercise performance and body composition across varying levels of age, sex, and training experience: A review, Nutrition & Metabolism, 5, 1.

79. Wolfe et al. (2008). Cellular antioxidant activity of common fruits, Journal of Agricultural & Food Chemistry, 56(18), 8418-8426.

80. Youn et al. (1986). Synergism of glucose and fructose in net glycogen synthesis in perfused rat livers, The Journal of Biological Chemistry, 261(34), 15960-15969.

81. Zhang et al. (1999). Dietary carotenoids and vitamins A, C, and E and risk of breast cancer, Journal of the National Cancer Institute, 91(6), 547-556.

13 thoughts on “Las frutas no aumentan la grasa corporal ni elevan triglicéridos

  1. Creo que mejor de ahí se daña Doctor… Excelente manera de orientar y enseñar a todo interesado en mejorar su calidad de vida, obtener resultados y metas.

  2. Muy buen post, en las dietas del fitness las frutas suelen tener un peso bastante importate, pero se ve como en las definiciones si que se ve una disminución importante de estas, sobretodo en definiciones avanzadas. Entonces si que se puede consumir en definiciones?¿

  3. Colega que buen articulo!! ojala todas las personas que no tienen idea de como maneja el cuerpo lo que comemos leyera un poco aqui!!

  4. impresiona como nos dejamos llevar por inexpertos, sin bases científicas, muchas gracias por su aporte a la salud y bienestar de todos, ojala y todos pudieran leerte. de verdad q excelente

  5. Me encantan todos tus artículos, sobre todo porque hablas con bases científicas, por eso me declaro tu fiel seguidora!!! Tengo una duda que me gustaría que me aclararas, estoy en un plan para perder Grasa-peso y por lo general en mi última comida 7pm no me provoca comer casi nada, solo me provoca comer fruta, La pregunta es la siguiente, puedo comer a esa hora un cambur? O debo comer adicional alguna proteína? Y si es el caso podría ser solo una whey protein? Agradecería enormemente la ayuda…
    Saludos!

  6. Me encantan todos tus artículos, sobre todo porque hablas con bases científicas, por eso me declaro tu fiel seguidora!!! Tengo una duda que me gustaría que me aclararas, estoy en un plan para perder Grasa-peso y por lo general en mi última comida 7pm no me provoca comer casi nada, solo me provoca comer fruta, La pregunta es la siguiente, puedo comer a esa hora un cambur? O debo comer adicional alguna proteína? Y si es el caso podría ser solo una whey protein? Agradecería enormemente la ayuda…
    Saludos!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s