Mito de hoy: el músculo se transforma en grasas

Este es otro de los famosos y más antiguos mitos que existen.

Los músculos y las grasas están hechos de células completamente distintas, con funciones totalmente distintas.
Los músculos aumentan de tamaño cuando se ejercitan con pesas principalmente por la hipertrofia; lo que significa que las células musculares que tienes aumentan de tamaño. Si ganas nuevas células musculares sería hiperplasia (otro tipo de crecimiento).
Si deseas saber más sobre el crecimiento muscular puedes leer mi artículo”La bioquímica y endocrinologia del desarrollo muscular” en Bodybuidingrd.net. Por ahora nos enfocamos en el mito.

Cuando una persona deja de entrenar no significa que esas células musculares desaparecen o de alguna extraña forma se convierten en grasas; estas células simplemente reducen su tamaño. Por que? veamos:

1. El crecimiento muscular ocurre como una respuesta a la demanda impuesta a los músculos mediante la intensidad del entrenamiento; al organismo notar qué esta siendo enfrentado a un stress muscular muy fuerte y que esas células están siendo afectadas, entonces reacciona adaptandose, y esta adaptación no es mas que fortalecer al músculo para que sea capaz de soportar ese stress la próxima vez que se enfrenté a el. O sea que, mientras el organismo necesite esa masa muscular y fuerza (siempre y cuando uno se nutra bien y tenga un ambiente hormonal adecuado) la va a preservar.

2. Al cuerpo notar que el stress del ejercicio intenso fue retirado, pues entonces ya sabe que esa masa muscular ya no es necesaria y reduce el tamaño de las células, además de que la síntesis proteica muscular se reduce, porque se retiró el estimulo que la aumentaba (el entrenamiento). Esto le permite al organismo preservar la energía, porque para mantener mucha masa muscular se requiere bastante energía. Para que tengan una idea, el tejido muscular consume 13 calorías por cada kilo de peso muscular al día, o lo que es lo mismo, 6 calorías por cada libra de peso muscular.

El mito de que el músculo se transforma en grasas al dejar de entrenar seguro nace de gente que al ver físiculturistas y/o personas que entrenaban duro con frecuencia, al parar los ejercicios se ven algo llenitos o blandos al pasar los años.
Hay varias cosas que contribuyen a esto, pero la más importante viene del consumo calórico; me explico, estas personas cuando entrenaban solían llevar dietas altas en calorías porque sus cuerpos las requerían, llegado un punto, se acostumbran a esas porciones y frecuencias en sus alimentos, luego retiran el entrenamiento, por lo tanto ya no necesitan esas calorías extras, pero las siguen consumiendo. Significa que queman menos calorías por la falta de actividad y por la perdida de masa muscular, y también hay menos síntesis proteica, pero continúan comiendo igual que cuando entrenaban o de forma muy similar. El resultado de todas esas calorías que no son quemadas, es que se acumulan como grasas, no que el músculo se vuelve grasa.

Lo ideal sería nunca parar de hacer ejercicios, llevarlo como un estilo de vida y no como algo temporal, pues el ejercicio es salud, calidad de vida y longevidad.

Como pueden ver, este mito no tiene sentido alguno, pero de todas formas para que no les queden dudas, aclaremos diferencias entre células musculares y células grasas:

CÉLULAS MUSCULARES:

Hay tres tipos principales de células musculares.
Las primeras son las del músculo liso, que se alinean en las paredes de ciertas venas, así como en las paredes del esófago, útero, estomago, vesícula, uretra y los intestinos, entre otros lugares; estos tipos de células obedecen a movimientos involuntarios.

El segundo tipo de células musculares, las cuales también son involuntarias y solo se encuentran en el corazon, son llamadas células cardiacas (músculo cardiaco) por razones obvias.

El tercer tipo de células (las víctimas del mito) se parecen mucho a las células cardíacas y son esas células en las cuales las personas piensan cuando se habla de músculos.
El nombre de este tipo de células en conjunto se conoce como músculo esquelético; estos están unidos a ligamentos y estos a su vez unidos a los huesos. Estas células están dispuestas en líneas de fibras paralelas, mientras que las cardiacas están conectadas en ángulos irregulares llamados discos intercalados.
Entre estas células del músculo esquelético que podemos controlar de forma consciente, están las de contracción lenta, tambien llamadas rojas o tipo 1, y las de contracción rapida, tambien llamadas blancas o tipo 2.
Las tipo 1 son más débiles y más pequeñas que las tipo 2, pero están diseñadas para la resistencia (resistentes a la fatiga). Las tipo 2 están diseñadas para la fuerza, pero se fatigan rápidamente.

En promedio, el 42% de la masa del cuerpo en un adulto hombre esta compuesta por músculo esquelético.
En las mujeres ese número baja a 36% promedio.

Como dije más arriba, el músculo esquelético consume 13 calorías por cada kilo de músculo (6 calorías por libra). Así que si eres un hombre promedio y pesas 180lbs (81 kilos) quemaras alrededor de 442 calorías diarias solo sentado sin hacer nada.
Si eres una mujer promedio con la misma masa, quemarás 379 calorías, solo desde tu masa muscular esquelética.

CÉLULAS GRASAS:

Las células adiposas o adipositos, son células que forman el tejido adiposo (lípidos). Su principal característica es que almacenan una gran cantidad de grasas (triglicéridos).

Existen dos tipos de tejido adiposo:

1. Adipositos blancos: contienen una gran cantidad de lípidos rodeadas por un anillo de citoplasma. La grasa que contienen están en estado semi-líquido, compuesta principalmente por triglicéridos y esteres de colesterol. Secretan leptina, resistina y adiponectina. Este tipo es la más abundante en el cuerpo humano de las dos.

2. Adipositos marrones: tienen forma distinta tipo poligonal. A diferencia de los adipositos blancos, tienen una gran cantidad de citoplasma con fracciones de lípidos dispersas. Su núcleo es redondo y se encuentran ligeramente fuera del centro de la célula. Su color marrón se debe a la gran cantidad de mítocondrias que posee (si, para que veas que no solo en tus músculos hay mítocondrias). Su función en los seres vivos es usar su fuente de energía para mantener la temperatura corporal.

El número total y el volumen medio de los adipocitos son más importantes en la mujer que en el hombre. Debido a esto deben tener más por ciento de grasas que un hombre para poder permanecer sanas con una producción hormonal normal.

En el adulto promedio, el número de adipocitos es constante y las variaciones de peso tienen lugar por variaciones del tamaño de las células.

El cuerpo humano está constituido en un 15 a 25% por grasa contenida en adipocitos. Cuando las necesidades energéticas se hacen más importantes, el organismo utiliza las reservas lipídicas de los adipositos; como en casos de deficiencia calórica, ejercicios intensos y enfermedades.

Aunque su creación todavía no esta totalmente demostrada por la ciencia (se están investigando) se cree que existen células llamadas preadipocitos, que son fibroblastos sin diferenciar (aun no son un tipo de célula adiposa específica) que son estimulados para formar adipositos. Ya veremos que ocurra con estas investigaciones más adelante.

Las células grasas en promedio consumen 4.5 calorías por kilo, aproximadamente 1/3 de las que queman el músculo esquelético.

De que esta hecha tu masa corporal varía de persona a persona, pero puedes usar un caliper para saber que porcentaje de grasas tienes y luego fácilmente determinar cuantas calorías están quemando tus células grasas.

Por ultimo, solo como un dato adicional:

Las células de los huesos queman aproximadamente 2.3 calorías por kilo de peso. Si eres un hombre, de promedio el 15% de tu masa corporal esta hecha de huesos. Si eres mujer, ese número es 12% promedio.

Como podrán ver, son células totalmente distintas, con funciones totalmente diferentes. Es como decir que un tigre es lo mismo que un águila, solo porque son animales los dos. En este caso, el hecho de ser células ambas, jamás las hará iguales.

Otro mito ridículo y tonto nada más.

Hasta la próxima.

Twitter: @jroselloblanco
Contacto y asesorías personales y online: dr.rosellobm@hotmail.com
Tel: 809 508 2337.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s