POR QUÉ COMER LIMPIO ES UN MITO?

POR QUÉ “COMER LIMPIO” ES UN MITO?

“Tu comida favorita te esta envenenando.”

“Incluso alimentos que pensabas que eran seguros en realidad están destruyendo tu salud, poniéndote obeso y acortando tu vida.”

Esto es lo que te han hecho creer.

Puedes disfrutar de cierta cantidad de comida “chatarra”, como un pastel, sin comprometer con eso tu composición corporal, salud o longevidad.

Si hay una idea errada que se esta volviendo cada vez más popular en la industria del fitness y la salud por encima de las demás, es que ciertos alimentos son malos para ti.

Este mito esta tan arraigado que es promovido por todos los amantes del gimnasio, pasando por doctores y autoridades públicas de salud.

La mayoría de los libros de dietas se basan en la idea de que la comida “mala” evitara que pierdas peso o hará lento tu proceso.

No hay dudas de que lo que comes puede tener un impacto masivo en tu salud, desempeño y composición corporal. Aún así, no hay evidencia de que no puedas lograr todo eso, mientras aún disfrutas de comidas que te gusten.

COMER LIMPIO NO EXISTE:

“Sano”
“Limpio”
“Seguro”
“Entera”
“Bueno”
“No procesada”
“Orgánica”

Estas son algunas de las palabras que las personas usan para describir a la comida que ellos creen deberían comer.
Por otro lado, aquí están las palabras que usan para la comida que se supone no deberías comer:

“Insana.”
“Sucia.”
“No segura.”
“Procesada.”
“Mala”
“Dañina”

El mayor problema con la idea de “comer limpio” es que “limpio” no tiene una definición objetiva. Todos creen que diferentes comidas no son “limpias”.

Como por ejemplo:

– Lactoovovegetarianos: la carne animal.

– Vegetarianos: Todos los productos animales.

Fisiculturistas (no todos): leche, frutas y pan blanco.

Paleo: granos, leguminosas, lacteos, aceites refinados, sal añadida, azúcar, alcohol y algunos vegetales.

USDA/United States Government: grasas saturadas, colesterol, carne roja, huevos y grasas transgenicas.

Los “low carbs” fans: todos los carbohidratos.

Hippies: edulcorantes, comidas “procesadas”, alimentos cocidos, alimentos empacados, BPA.

Los macrobióticos: todo alimento cocinado.

Como podrán ver, por cada alimento hay alguien diciendo que es peligroso.

No hay forma de definir “comer limpio”, lo que significa que no hay forma de medir o cuantificar que efecto este concepto tendrá en tu salud. Tampoco hay forma de comparar objetivamente “comer limpio” con otras dietas.

A través de este artículo usare ejemplos de todas estas categorías y dejare que tu decidas a que grupo me estoy refiriendo.

Lo único que estas ideas tienen en común es que hay comida “mala” que debe ser evitada o limitada, y comida “buena” que puedes comer. Esta definición puede ser clasificada de dos formas.

Los dos tipos de comer limpio:

1. Hay comida buena y comida mala, y tu nunca debes comer nada de la comida mala.

2. Hay comida buena y comida mala, y tu sólo debes comer poca cantidad de la comida mala, para así limitar el daño.

En este artículo aprenderás por que ambas ideas son irracionales, pseudocientificas e insanas.

Empecemos viendo las tres maneras potenciales en las cuales la comida puede afectar tu salud, longevidad o la composición corporal. Luego veremos si algunas comidas en realidad cumplen estos criterios para ser “insanas o sucias”.

POR QUE NO HAY COMIDA BUENA NI MALA?

Hay tres formas por las cuales una comida puede afectar negativamente tu salud, longevidad y composición corporal.

1. Contribuyendo a un exceso calórico, lo cual te llevaría a problemas de salud por estar en sobrepeso.

2. Causando una deficiencia de nutrientes diluyendo la densidad nutricional en tu dieta.

3. Interfiriendo directamente en tus funciones corporales, causando enfermedades específicas, aumentando el almacenamiento de grasas o acelerando el envejecimiento.

Ahora veamos si algunas comidas cumplen con este criterio:

El exceso de calorías puede ser malo para ti, eso es así, pero de cualquier comida:

No hay evidencias de que cualquier comida pueda causar más aumento de grasas que el exceso de calorías que proporcione. Tampoco hay evidencias de que comer ciertos alimentos te ayude a perder grasa.

Al final de cuentas, la pérdida de grasas es sobre calorías que entran Vs calorías quemadas.

Cualquier comida que contenga calorías técnicamente puede ser mala para ti si se consume en exceso.

Esto incluye pechugas de pollo, batatas, granos enteros, frutos secos e incluso vegetales.
La razón por la cual muchas personas consideran a estas “comidas limpias” es porque suelen ser más difíciles de comer en exceso en comparación con galletas y helado, por ejemplo. También porque sus “expertos” favoritos dicen que son limpias y las recomiendan de forma constante.

Por esta razón, algunas personas se refieren a cosas como dulces, postres, sodas y otras comidas chatarra como “sucias” o que “engordan”.

Esto es un punto de vista erróneo y miope. Se asume que vas a exagerar el consumo de estas comidas, sin importar el resto de tu dieta.

Si tu dieta tiene el suficiente poder de tenerte satisfecho y contento, entonces no hay nada malo con también consumir uno que otro antojo menos saciante.
Esta idea también asume que las personas no pueden moderar su ingesta de alimentos, cosa que si pueden hacer.

Para algunas personas comer suficiente para ganar o mantener su peso puede ser una lucha. 4-6 alimentos más apetecibles y altos en calorías podrían ser de mucha ayuda, sin mencionar que sería más agradable. Aún así, tu no ves personas diciendo que el helado y las galletas son salvavidas para los anorexicos, o constructores de músculos, para aquellos que buscan aumentarlos.

Las personas miran estos alimentos de forma aislada y asumen que son dañinos a la salud sin importar el contexto.

Recuerden estos dos puntos:

– El potencial que tenga un alimento de ser consumido en exceso no significa que tu lo harás o debas hacerlo.
Algunas personas necesitan comer más y por lo tanto, requieren una dieta más llevadera y agradable al paladar, y en estos casos consumir alimentos menos saciantes será una ventaja e incluso una necesidad.

Ok, pero a ti también te preocupa tu salud a largo plazo. Quieres estar seguro de que le estas dando a tu cuerpo todo lo que necesita para que funcione de manera óptima, y no quieres privar a tu cuerpo de nutrientes esenciales.

– Ningún alimento causa deficiencias de nutrientes.

La segunda forma en que un alimento puede ser “dañino” es si sustituye alimentos más densos nutricionalmente, y con esto, sólo aportando calorías “vacías”.

De seguro has leído artículos que afirman que muchas personas están deficientes en nutrientes y que no te puedes dar el lujo de comer ninguna “caloría vacía”. Has leído que todas tus comidas deben ser de fuentes nutricionalmente densas y que a parte de eso también debes suplementarte.

Desafortunadamente, no existe una definición formal de lo que significa en si “nutritivo”.
Investigadores y autores de dietas han tratado repetidamente de tener un sistema que clasifique a los alimentos con puntos u otros medios; sin resultados positivos.

El problema es que cada sistema usa de forma arbitraria y no científica los grados y asignaciones para los diferentes alimentos.

La USDA todavía esta fuertemente predispuesta a todo lo alto en grasas saturadas y favorece todo lo alto en granos enteros y carbohidratos.

Otros sistemas de ranking como ANDI pone más énfasis en los niveles de antioxidantes y con esto le dan la puntuación, a pesar de que los hechos indican que hay pocas evidencias de que los niveles de antioxidantes sean una buena representación de que tan sano puedan ser.

Clasificar alimentos como sanos o dañinos basándose en una puntuación no es algo científico ni tienen sentido alguno. En este caso, el sentido común es quien debe prevalecer.

Es cierto que algunos alimentos son mucho más nutritivos que otros. Un pastel no tiene la misma cantidad de nutrientes que una manzana. Siempre y cuando la mayoría de tus calorías vengan de alimentos densos nutricionalmente, no hay evidencia alguna de que no puedas lograr tus necesidades de micronutrientes mientras que aún consumes algunas “calorías vacías”.

Los estudios han demostrado que la mayoría de las personas tendrían que consumir el 20% diario de sus calorías totales de azúcares refinados, antes de que se les haga imposible completar sus necesidades de micronutrientes.

Las personas que ingieren mucha azúcar generalmente están mal nutridos. Aún así, la mayoría de personas que cuidan su salud no están ni cerca de ingerir el 20% diario de sus calorías en azúcar refinada.

El CDC también estima que alrededor del 90% de los Americanos están consumiendo niveles adecuados de micronutrientes.

Hay datos que indican que las deficiencias de nutrientes son más comunes en las personas que hacen dietas. Esto tiene sentido, ya que están consumiendo menos calorías totales. De todas formas, es raro para alguien tener que eliminar completamente toda comida chatarra, incluso aunque estén a dieta restringiendo su consumo calórico.

Algunos estudios también muestran que las deficiencias de magnesio y vitamina D son más comunes de lo que se pensaba antes. Aún así, estos datos se basan en personas que llevan la típica dieta Americana. O sea, datos irrelevantes para las personas que se cuidan y ejercitan, puesto que no suelen comer así, sino muchos alimentos nutricionalmente densos y que toman sol de forma adecuada (cuando los rayos solares entran en contacto con la piel y su química, el cuerpo produce la vitamina D).

Los helados no serán la fuente más densa nutricionalmente, pero aún así pueden tener algunos beneficios.
Muchas personas cometen el error de asumir que ciertos alimentos no tienen nada nutritivo. Esto raramente es el caso. El helado, por ejemplo, tiene leche, y hay múltiples estudios que muestran los beneficios potenciales a la salud de los lácteos. Sólo porque la crema este congelada y mezclada con azúcar no significa que estos beneficios de repente desaparecen. Puede que hayan menos beneficios totales, pero aún siguen ahí.

Otro ejemplo es la harina.
Asumen que porque es “procesada”, entonces no debe tener ningún beneficio y debe ser evitada. La harina no es exactamente densa nutricionalmente, pero aún así hay ciertos micronutrientes presentes, y más si ha sido fortificada (como la mayoría).
Es bueno destacar que los estudios constantemente han fallado en encontrar beneficios superiores en la harina integral sobre la blanca procesada.

Irónicamente, los estudios demuestran que las personas que de forma estricta dejan de consumir ciertos alimentos o grupo de alimentos, como fisiculturistas, atletas, y personas con desórdenes alimenticios, muchas veces presentan deficiencias de micronutrientes.
Como es usual, el balance y la moderación son las soluciones más avaladas por la ciencia.

Sin importar lo que te hayan dicho, tu puedes consumir cantidades moderadas de comida “sucia” y lograr todos tus requerimientos de nutrientes esenciales.

Aunque algunas personas aceptan esta realidad, aún así siguen creyendo que ciertos alimentos son “malos”, y están errados.

– Ninguna comida daña tu salud directamente.

El tercer mito es que la comida “insana” daña directamente tu salud.

Las personas te dicen que sufrirás menos daño al consumir menos de estas comidas, pero que aún así son malas para ti en cualquier cantidad.

Entonces, como estas comidas sólo dañan tu cuerpo un poco, te dicen que es normal y sano comerlas así.

Esta es la cuestión: no eres feliz con lo normal.

Estas más obsesionado con tu salud y fitness que otras personas. “Normal” ahora para ti significa estar en sobrepeso u obeso, y tu no quieres un físico “normal”. Comer menos “comida chatarra” significa “cero comida chatarra” en tu mente. Si una comida es mala, es mala y punto y no la quieres en tu cuerpo en ninguna cantidad.

Este es el concepto más ridículo y dañino de “comer limpio”, y en gran parte porque es promovido por doctores de varias áreas y otros oficiales de salud, en los cuales las personas confían más que nada.

En este contexto errado la comida “no limpia” te dañara de diferentes maneras:

– Interfiriendo con las funciones de tu cuerpo.

– Aumentando el riesgo de sufrir ciertas enfermedades.

– Aumentado tu índice de grasa.

– Acelerando tu envejecimiento.

Y otras tantas cosas malas.

La idea es que sin importar la densidad nutricional o contenido calórico, es aún mala para ti. Cada grupo tiene una idea diferente de lo que esto significa.

– Para los vegetarianos la carne es tóxica y te da cáncer.

– El Dr. Robert Lustig y otros, alegan que la fructosa es “un veneno” y causa obesidad y daño hepático.

– La USDA aún le dice a las personas que la grasa saturada y el colesterol causan enfermedades cardíacas, y que la base de la dieta deben ser cereales integrales.

– Los Paleos dicen que los granos, gluten, habichuelas, aceites procesados y lácteos dan cáncer y casi todas las enfermedades existentes, además de obesidad.

“Las micotoxinas están en todo lo que comes, haciendo obeso y dañando tu salud secretamente”.

“La comida “procesada” y ingredientes artificiales son peligrosos.”

“Los GMO (organismo genéticamente modificado) causan cáncer y tumores”.

Casi todo el mundo afirma que las grasas transgénicas son malas para ti en cualquier cantidad.

Todas estas afirmaciones son mentiras o exageraciones fuera de contexto.
Todas las comidas pueden ser dañinas en grandes cantidades.
La pregunta debe ser si estas comidas en verdad dañan tu salud en cantidades que normalmente son consumidas en una dieta mixta.

La respuesta válida de la ciencia a esta pregunta es “no”.

A parte de estudios de correlaciones muy débiles (correlación no es igual a causa), no hay evidencias de que la carne, roja o no, cause cáncer, problemas cardiacos o la muerte. Sin embargo, si hay evidencias controladas que muestran que consumir carne roja mejora los marcadores de salud, tanto como lo hacen otras carnes.

La ciencia nunca ha encontrado que consumir carne roja, o otros alimentos, dañe tu salud.

La fructosa no es tóxica y no causa obesidad o daño hepático, al menos que se consuma en cantidades masivas y con un exceso calórico. No hay evidencias de que sea dañina en cantidades moderadas o que estimule el comer de más en comparación con la sucrosa.

Consumir cantidades moderadas de azúcar no reduce la sensibilidad a la insulina o altera tu habilidad de procesar la glucosa, siempre y cuando mantengas tu peso y no comas de más.

Aún no existe ninguna buena evidencia que muestre que consumir cantidades moderadas de grasas saturadas y colesterol causen enfermedades cardíacas, y la mayoría de estos estudios que dicen que si, tienen muchas limitantes. Evidencias recientes indican que incluso esas correlaciones entre la grasa saturada, la ingesta de colesterol y las enfermedades cardíacas son muy débiles o inexistentes.

Cualquier comida puede contribuir a las enfermedades cardíacas si conduce a la obesidad o el sobrepeso, “limpia” o no, pero hay muy poca evidencia que demuestre que consumir esas calorías de alimentos ricos en colesterol y grasa saturada, sea peor que consumirlas de cualquier otra fuente en la mayoría de personas.

Hay una pequeña evidencia de que los omega-6 en exceso contribuyen a la inflamación o enfermedades cardíacas.

El gluten no es dañino en personas sanas, y aún no hay ninguna evidencia de que los granos, lácteos y leguminosas dañen tu salud. Si hay muy buena evidencia de lo contrario.

No hay evidencias de que la comida procesada o artificial sea necesariamente menos sana que la comida “natural”.
Tampoco hay una clara definición de que constituye una comida “procesada”, ya que hay muchas comidas “procesadas” que han demostrado beneficios a la salud, como la proteína de suero de leche (whey).

No hay evidencias de que los niveles de micotoxinas en la dieta de países en desarrollo tenga algún impacto significativo en la salud.

No hay evidencias de que los GMO sean dañinos en humanos.

Si hay algunas evidencias de que las grasas trans sintéticas podrían ser dañinas, pero aún las investigaciones no son concluyentes. Hay pequeñas evidencias de que consumir pequeñas cantidades de grasas trans podría dañar tu salud, especialmente si son removidas de la mayoría de alimentos. Pero también hay evidencias de que grasas trans naturales como el ácido vaccenico, tienen beneficios a la salud. Otra razón más para no generalizar.

Hay algunas razones médicas para evitar ciertos alimentos.
Cuando digo “razones médicas”, no me refiero a algún naturopata, acupunturista, homeópata o gurú, diciendo que ciertas comidas son malas para ti y generalizando. Me refiero a un doctor de verdad que te diagnostica con una enfermedad específica y que basa sus recomendaciones dietéticas en evidencias científicas.

Aquí algunos ejemplos:

– Personas con fenilcetunoria deben evitar el aspartamo.

– Las personas con la enfermedad celiaca deben evitar el gluten.

– Las personas con alergias severas al mani deben evitarlo.

– Personas con historial familiar de hipercolesterolemia puede que necesiten consumir menos colesterol en su dieta.

– Personas con resistencia insulinica se podrían beneficiar de una dieta moderada en carbohidratos.

– Intolerantes a lactosa deben evitarla o consumir la enzima lactasa cuando la ingieran.

– Alérgicos a las proteínas de la leche deben evitarla por razones obvias.

A parte de estas condiciones médicas, no hay evidencia alguna que un alimento por si solo te vaya a dañar tu salud de forma directa.

Tampoco hay evidencias de que ciertos alimentos te aceleren la pérdida de la grasa consumiendo el mismo número de calorías, o que otros alimentos hagan más lento el proceso de pérdida de grasa, o que eviten la pérdida de la misma.

Puedes consumir el 43% de tus calorías de azúcar de mesa y aún así perder la misma cantidad de grasas que alguien consumiendo sólo el 4% de sus calorías de azúcar.
( Ver el estudio #92 aquí, por si te quedan dudas al respecto).

Atletas elite algunas veces consumen hasta el 20% de sus calorías de pura azúcar, y aún así se mantienen alrededor del 6-10% de grasa todo el año.

No hay una lista como tal, pero cuando miras y analizas las evidencias, verás que todos los alimentos que han sido etiquetados como “peligrosos” o “tóxicos”, resultan no traer ningún problema si son consumidos en moderación e incluso muchas veces hasta consumidos en grandes cantidades.

Cualquier alimento puede ser “sano” o “insano” en diferentes situaciones.
Esto es algo que las personas olvidan cuando hablan de “comer limpio”, el famoso “Clean Eating”.

Como saber si una comida es buena o mala para ti?

Que una comida sea “sana” o no, depende de quien la esta comiendo y que cantidad de la misma esta consumiendo.

Un atleta de resistencia altamente entrenado o un físicoculturista ejercitandose varias horas por día y/o semanas va a tener necesidades muy distintas y tolerancias también, a una persona sedentaria diabética en sobrepeso que trabaja en una oficina. Captan el ejemplo y la clara diferencia?

El atleta puede estar mucho más relajado con su dieta. Puede consumir más calorías totales, más alimentos altos en calorías y nutrientes, y asumiendo que esta cubriendo su necesidad de micro y macronutrientes, más “calorías vacías” también.

El trabajador sedentario necesita consumir menos calorías totales, y probablemente deba enfocarse más en alimentos bajos en calorías, menos apetecibles y ricos en fibra, para evitar comer de más. También necesite enfocarse en más alimentos nutricionalmente densos, ya que esta comiendo menos calorías.

Las preferencias personales también importan:
Algunas personas tienen serios problemas para comer de forma moderada, y seria inteligente para ellos evitar las comidas donde normalmente se dan atracones, al menos por un tiempo.

Un alimento que sea “sano” para una persona puede que sea inapropiado para otra en alguna circunstancia o momento.

Debes comer, y que tanto puedes comer?

Eso depende de:

– Te ejercitas o eres sedentario?
– Que cantidad de ejercicio estas haciendo?
– Que tipo de ejercicios estas haciendo?
– Cuales son tus metas?
– Estas tratando de perder grasa, ganar músculos, o aumentar tu desempeño?
– Te gustan ciertos alimentos o no?
– Cuantas calorías totales estas comiendo?
– Tienes alguna condición médica que necesites evitar ciertos alimentos?
– Estas actualmente consumiendo tus necesidades totales de micro y macronutrientes?
– A través del día te la pasas con hambre o te sientes satisfecho?
– Cuales comidas te preocupan?
– Que piensas que ocurrirá si las comes?
– Estas en un déficit calórico o en un superávit?

Estos y otros factores importan cuando se trata de decidir si un alimento es “sano” o “insano” para un individuo. En casi todos los casos, siempre habrá espacio para un poco de comida chatarra en tu dieta.

“Comer limpio es un fraude”.
JC Deen.

Un fraude que es promovido por atletas, coachs, entrenadores, doctores, oficiales gubernamentales, escuelas, autores de libros de dieta, y casi todo el que come.

“Comer limpio” no tiene una definición objetiva ni ningún soporte científico.
Es también un desorden alimenticio, el cual te puede conducir a la ortorexia.

Evitar alimentos o grupos de alimentos específicos sin ninguna razón lógica y científica, es una de las definiciones de la ortorexia nervosa, la cual cada vez es más común en personas que se dan atracones de comida y en la anorexia.
No es sorpresa que este sea un desorden alimenticio común en atletas, dietistas y otras personas amantes del fitness y la salud.

Irónico es que se obsesionen tanto con su salud que la pierdan en el camino.

Las personas que se someten a regímenes dietéticos rígidos también tienen problemas para mantener un peso sano y estable.

La comida no hace que las personas engorden; el comer más allá de las necesidades individuales es lo que hace engordar, no importa de donde venga ese exceso calórico.

No hay evidencias de que ninguna comida dañe tu salud directamente cuando se consume de forma moderada en cualquier situación.

Es cierto que debes ser cuidadoso con tu dieta, pero no hay razón alguna donde tengas que evitar comidas específicas para lograr una salud óptima, un porcentaje bajo de grasas sano, y máxima longevidad.

El balance y moderación es lo que importa, y la definición de ambos términos depende de quien esta comiendo el alimento y en que cantidad.

Visto todo esto, una vez más queda muy claro que la clave es EL EQUILIBRIO! Ningún extremo es sano.

Si estas cansado de que te digan que la única forma de estar sano y en forma es endemoniando y/o evitando ciertos alimentos, por favor comparte este artículo.

Vía Impruvism.

Para contactos:
Twitter, FB e Instagram: @jroselloblanco
Oficina: 809 508-2337
Correo: Dr.rosellobm@hotmail.com

Referencias

1. Orwell G. 1984: A Novel. New York, NY: Signet Classic; 1977.

2. Hill JO. Understanding and addressing the epidemic of obesity: an energy balance perspective. Endocr Rev. 2006;27(7):750–761. doi:10.1210/er.2006-0032.

3. Gibson SA. Dietary sugars intake and micronutrient adequacy: a systematic review of the evidence. Nutr Res Rev. 2007;20(2):121–131. doi:10.1017/S0954422407797846.

4. Bulik CM, Berkman ND, Brownley KA, Sedway JA, Lohr KN. Anorexia nervosa treatment: a systematic review of randomized controlled trials. Int J Eat Disord. 2007;40(4):310–320. doi:10.1002/eat.20367.

5. Onywera VO, Kiplamai FK, Boit MK, Pitsiladis YP. Food and macronutrient intake of elite kenyan distance runners. Int J Sport Nutr Exerc Metab. 2004;14(6):709–719.

6. Brouns F, Saris WH, Stroecken J, et al. Eating, drinking, and cycling. A controlled Tour de France simulation study, Part I. Int J Sports Med. 1989;10 Suppl 1:S32–40. doi:10.1055/s-2007-1024952.

7. Miller GD, Drewnowski A, Fulgoni V, Heaney RP, King J, Kennedy E. It is time for a positive approach to dietary guidance using nutrient density as a basic principle. J Nutr. 2009;139(6):1198–1202. doi:10.3945/jn.108.100842.

8. Fulgoni VL3, Keast DR, Drewnowski A. Development and validation of the nutrient-rich foods index: a tool to measure nutritional quality of foods. J Nutr. 2009;139(8):1549–1554. doi:10.3945/jn.108.101360.

9. Kennedy E. Putting the pyramid into action: the Healthy Eating Index and Food Quality Score. Asia Pac J Clin Nutr. 2008;17 Suppl 1:70–74. Available at: http://apjcn.nhri.org.tw/server/APJCN/17%20Suppl%201//70.pdf.

10. Drewnowski A. Defining nutrient density: development and validation of the nutrient rich foods index. J Am Coll Nutr. 2009;28(4):421S–426S. Available at: http://www.jacn.org/content/28/4/421S.full.pdf.

11. Drewnowski A, Fulgoni V3. Comparing the nutrient rich foods index with “Go,” “Slow,” and “Whoa,” foods. J Am Diet Assoc. 2011;111(2):280–284. doi:10.1016/j.jada.2010.10.045.

12. Robbins RJ, Kwik-Uribe C, Hammerstone JF, Schmitz HH. Analysis of flavanols in foods: what methods are required to enable meaningful health recommendations? J Cardiovasc Pharmacol. 2006;47 Suppl 2:S110–8– discussion S119–21.

13. Schroeter H, Heiss C, Spencer JPE, Keen CL, Lupton JR, Schmitz HH. Recommending flavanols and procyanidins for cardiovascular health: current knowledge and future needs. Mol Aspects Med. 2010;31(6):546–557. doi:10.1016/j.mam.2010.09.008.

14. Livingstone MBE, Rennie KL. Added sugars and micronutrient dilution. Obes Rev. 2009;10 Suppl 1:34–40. doi:10.1111/j.1467-789X.2008.00563.x.

15. Rennie KL, Livingstone MBE. Associations between dietary added sugar intake and micronutrient intake: a systematic review. Br J Nutr. 2007;97(5):832–841. doi:10.1017/S0007114507617206.

16. Ruxton CH, Garceau FJ, Cottrell RC. Guidelines for sugar consumption in Europe: is a quantitative approach justified? Eur J Clin Nutr. 1999;53(7):503–513.

17. Murphy SP, Johnson RK. The scientific basis of recent US guidance on sugars intake. Am J Clin Nutr. 2003;78(4):827S–833S. Available at: http://ajcn.nutrition.org/content/78/4/827S.long.

18. Gibson S, Boyd A. Associations between added sugars and micronutrient intakes and status: further analysis of data from the National Diet and Nutrition Survey of Young People aged 4 to 18 years. Br J Nutr. 2009;101(1):100–107. doi:10.1017/S0007114508981484.

19. Dietary Reference Intakes for Energy, Carbohydrate, Fiber, Fat, Fatty Acids, Cholesterol, Protein, and Amino Acids (Macronutrients). National Academy of Sciences. Institute of Medicine. Food and Nutrition Board.; 2005. Available at: http://www.nal.usda.gov/fnic/DRI/DRI_Energy/energy_full_report.pdf.

20. Guthrie JF, Morton JF. Food sources of added sweeteners in the diets of Americans. J Am Diet Assoc. 2000;100(1):43–51– quiz 49–50. doi:10.1016/S0002-8223(00)00018-3.

21. Marriott BP, Olsho L, Hadden L, Connor P. Intake of added sugars and selected nutrients in the United States, National Health and Nutrition Examination Survey (NHANES) 2003-2006. Crit Rev Food Sci Nutr. 2010;50(3):228–258. doi:10.1080/10408391003626223.

22. Pfeiffer CM, Sternberg MR, Schleicher RL, Haynes BMH, Rybak ME, Pirkle JL. The CDC’s Second National Report on Biochemical Indicators of Diet and Nutrition in the U.S. Population is a valuable tool for researchers and policy makers. J Nutr. 2013;143(6):938S–47S. doi:10.3945/jn.112.172858.

23. Damms-Machado A, Weser G, Bischoff SC. Micronutrient deficiency in obese subjects undergoing low calorie diet. Nutr J. 2012;11:34. doi:10.1186/1475-2891-11-34.

24. Pearce SH, Cheetham TD. Diagnosis and management of vitamin D deficiency. BMJ. 2010;340. doi:10.1136/bmj.b5664.

25. Holick MF, Chen TC. Vitamin D deficiency: a worldwide problem with health consequences. Am J Clin Nutr. 2008;87(4):1080S–6S. Available at: http://ajcn.nutrition.org/content/87/4/1080S.long.

26. Wang TJ, Pencina MJ, Booth SL, et al. Vitamin D deficiency and risk of cardiovascular disease. Circulation. 2008;117(4):503–511. doi:10.1161/CIRCULATIONAHA.107.706127.

27. Kulie T, Groff A, Redmer J, Hounshell J, Schrager S. Vitamin D: an evidence-based review. J Am Board Fam Med. 2009;22(6):698–706. doi:10.3122/jabfm.2009.06.090037.

28. Misra M, Pacaud D, Petryk A, Collett-Solberg PF, Kappy M. Vitamin D deficiency in children and its management: review of current knowledge and recommendations. Pediatrics. 2008;122(2):398–417. doi:10.1542/peds.2007-1894.

29. Ford ES, Mokdad AH. Dietary magnesium intake in a national sample of US adults. J Nutr. 2003;133(9):2879–2882. Available at: http://jn.nutrition.org/content/133/9/2879.full.

30. What We Eat in America, NHANES 2005-2006. U.S. Department of Agriculture; 2009. Available at: http://www.ars.usda.gov/SP2UserFiles/Place/12355000/pdf/0506/usual_nutrient_intake_vitD_ca_phos_mg_2005-06.pdf.

31. McGregor RA, Poppitt SD. Milk protein for improved metabolic health: a review of the evidence. The Journal of Nutrition and Metabolism. 2013;10(46). Available at: http://www.nutritionandmetabolism.com/content/pdf/1743-7075-10-46.pdf.

32. Pachón H, Kancherla V, Handforth B, Tyler V, Bauwens L. Folic acid fortification of wheat flour: A cost-effective public health intervention to prevent birth defects in Europe. Nutrition Bulletin. 2013;38(2):201–209. doi:10.1111/nbu.12023.

33. Giacco R, Pepa Della G, Luongo D, Riccardi G. Whole grain intake in relation to body weight: from epidemiological evidence to clinical trials. Nutr Metab Cardiovasc Dis. 2011;21(12):901–908. doi:10.1016/j.numecd.2011.07.003.

34. Kleiner SM, Bazzarre TL, Litchford MD. Metabolic profiles, diet, and health practices of championship male and female bodybuilders. J Am Diet Assoc. 1990;90(7):962–967.

35. Kleiner SM, Bazzarre TL, Ainsworth BE. Nutritional status of nationally ranked elite bodybuilders. Int J Sport Nutr. 1994;4(1):54–69.

36. Beals KA. Eating behaviors, nutritional status, and menstrual function in elite female adolescent volleyball players. J Am Diet Assoc. 2002;102(9):1293–1296.

37. Heaney S, O’Connor H, Gifford J, Naughton G. Comparison of strategies for assessing nutritional adequacy in elite female athletes’ dietary intake. Int J Sport Nutr Exerc Metab. 2010;20(3):245–256.

38. Beals KA, Manore MM. Nutritional status of female athletes with subclinical eating disorders. J Am Diet Assoc. 1998;98(4):419–425. doi:10.1016/S0002-8223(98)00096-0.

39. Economos CD, Bortz SS, Nelson ME. Nutritional practices of elite athletes. Practical recommendations. Sports Med. 1993;16(6):381–399.

40. Setnick J. Micronutrient deficiencies and supplementation in anorexia and bulimia nervosa: a review of literature. Nutr Clin Pract. 2010;25(2):137–142. doi:10.1177/0884533610361478.

41. Dietary Guidelines for Americans 2010. U.S. Department of Agriculture. U.S. Department of Health and Human Services; 2010. Available at: http://www.health.gov/dietaryguidelines/dga2010/DietaryGuidelines2010.pdf.

42. Lichtenstein AH, Appel LJ, Brands M, et al. Diet and lifestyle recommendations revision 2006: a scientific statement from the American Heart Association Nutrition Committee. Circulation. 2006;114(1):82–96. doi:10.1161/CIRCULATIONAHA.106.176158.

43. Genkinger JM, Koushik A. Meat Consumption and Cancer Risk. PLoS Med. 2007;4(12):e345. doi:10.1371/journal.pmed.0040345.

44. Pan A, Sun Q, Bernstein AM, et al. Red meat consumption and mortality: results from 2 prospective cohort studies. Arch Intern Med. 2012;172(7):555–563. doi:10.1001/archinternmed.2011.2287.

45. Roussell MA, Hill AM, Gaugler TL, et al. Beef in an Optimal Lean Diet study: effects on lipids, lipoproteins, and apolipoproteins. Am J Clin Nutr. 2012;95(1):9–16. doi:10.3945/ajcn.111.016261.

46. Beauchesne-Rondeau E, Gascon A, Bergeron J, Jacques H. Plasma lipids and lipoproteins in hypercholesterolemic men fed a lipid-lowering diet containing lean beef, lean fish, or poultry. Am J Clin Nutr. 2003;77(3):587–593. Available at: http://ajcn.nutrition.org/content/77/3/587.long.

47. White JS. Straight talk about high-fructose corn syrup: what it is and what it ain’t. Am J Clin Nutr. 2008;88(6):1716S–1721S. doi:10.3945/ajcn.2008.25825B.

48. Melanson KJ, Angelopoulos TJ, Nguyen V, Zukley L, Lowndes J, Rippe JM. High-fructose corn syrup, energy intake, and appetite regulation. Am J Clin Nutr. 2008;88(6):1738S–1744S. doi:10.3945/ajcn.2008.25825E.

49. Livesey G. Fructose ingestion: dose-dependent responses in health research. J Nutr. 2009;139(6):1246S–1252S. doi:10.3945/jn.108.097949.

50. Livesey G, Taylor R. Fructose consumption and consequences for glycation, plasma triacylglycerol, and body weight: meta-analyses and meta-regression models of intervention studies. Am J Clin Nutr. 2008;88(5):1419–1437. Available at: http://ajcn.nutrition.org/content/88/5/1419.long.

51. Brynes AE, Frost GS. Increased sucrose intake is not associated with a change in glucose or insulin sensitivity in people with type 2 diabetes. Int J Food Sci Nutr. 2007;58(8):644–651. doi:10.1080/09637480701395523.

52. Lewis AS, McCourt HJ, Ennis CN, et al. Comparison of 5% versus 15% sucrose intakes as part of a eucaloric diet in overweight and obese subjects: effects on insulin sensitivity, glucose metabolism, vascular compliance, body composition and lipid profile. A randomised controlled trial. Metab Clin Exp. 2013;62(5):694–702. doi:10.1016/j.metabol.2012.11.008.

53. Black RNA, Spence M, McMahon RO, et al. Effect of eucaloric high- and low-sucrose diets with identical macronutrient profile on insulin resistance and vascular risk: a randomized controlled trial. Diabetes. 2006;55(12):3566–3572. doi:10.2337/db06-0220.

54. Volk MG. An examination of the evidence supporting the association of dietary cholesterol and saturated fats with serum cholesterol and development of coronary heart disease. Altern Med Rev. 2007;12(3):228–245. Available at: http://www.altmedrev.com/publications/12/3/228.pdf.

55. Colpo A. LDL Cholesterol: Bad” Cholesterol, or Bad Science? Journal of American Physicians and Surgeons. 2005;10:83–39. Available at: http://www.jpands.org/vol10no3/colpo.pdf.

56. Mozaffarian D, Micha R, Wallace S. Effects on coronary heart disease of increasing polyunsaturated fat in place of saturated fat: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. PLoS Med. 2010;7(3):e1000252. doi:10.1371/journal.pmed.1000252.

57. Micha R, Mozaffarian D. Saturated fat and cardiometabolic risk factors, coronary heart disease, stroke, and diabetes: a fresh look at the evidence. Lipids. 2010;45(10):893–905. doi:10.1007/s11745-010-3393-4.

58. Bonthuis M, Hughes MCB, Ibiebele TI, Green AC, van der Pols JC. Dairy consumption and patterns of mortality of Australian adults. Eur J Clin Nutr. 2010;64(6):569–577. doi:10.1038/ejcn.2010.45.

59. Kratz M, Baars T, Guyenet S. The relationship between high-fat dairy consumption and obesity, cardiovascular, and metabolic disease. Eur J Nutr. 2013;52(1):1–24. doi:10.1007/s00394-012-0418-1.

60. Goldbohm RA, Chorus AMJ, Galindo Garre F, Schouten LJ, van den Brandt PA. Dairy consumption and 10-y total and cardiovascular mortality: a prospective cohort study in the Netherlands. Am J Clin Nutr. 2011;93(3):615–627. doi:10.3945/ajcn.110.000430.

61. Huth PJ, Park KM. Influence of dairy product and milk fat consumption on cardiovascular disease risk: a review of the evidence. Adv Nutr. 2012;3(3):266–285. doi:10.3945/an.112.002030.

62. Kratz M. Dietary cholesterol, atherosclerosis and coronary heart disease. Handb Exp Pharmacol. 2005;(170):195–213.

63. Siri-Tarino PW, Sun Q, Hu FB, Krauss RM. Meta-analysis of prospective cohort studies evaluating the association of saturated fat with cardiovascular disease. Am J Clin Nutr. 2010;91(3):535–546. doi:10.3945/ajcn.2009.27725.

64. Astrup A, Dyerberg J, Elwood P, et al. The role of reducing intakes of saturated fat in the prevention of cardiovascular disease: where does the evidence stand in 2010? Am J Clin Nutr. 2011;93(4):684–688. doi:10.3945/ajcn.110.004622.

65. Baum SJ, Kris-Etherton PM, Willett WC, et al. Fatty acids in cardiovascular health and disease: a comprehensive update. J Clin Lipidol. 2012;6(3):216–234. doi:10.1016/j.jacl.2012.04.077.

66. Hession M, Rolland C, Kulkarni U, Wise A, Broom J. Systematic review of randomized controlled trials of low-carbohydrate vs. low-fat/low-calorie diets in the management of obesity and its comorbidities. Obes Rev. 2009;10(1):36–50. doi:10.1111/j.1467-789X.2008.00518.x.

67. Johnson GH, Fritsche K. Effect of dietary linoleic acid on markers of inflammation in healthy persons: a systematic review of randomized controlled trials. J Acad Nutr Diet. 2012;112(7):1029–41– 1041.e1–15. doi:10.1016/j.jand.2012.03.029.

68. Bizzaro N, Tozzoli R, Villalta D, Fabris M, Tonutti E. Cutting-edge issues in celiac disease and in gluten intolerance. Clin Rev Allergy Immunol. 2012;42(3):279–287. doi:10.1007/s12016-010-8223-1.

69. Ye EQ, Chacko SA, Chou EL, Kugizaki M, Liu S. Greater whole-grain intake is associated with lower risk of type 2 diabetes, cardiovascular disease, and weight gain. J Nutr. 2012;142(7):1304–1313. doi:10.3945/jn.111.155325.

70. Bouchenak M, Lamri-Senhadji M. Nutritional quality of legumes, and their role in cardiometabolic risk prevention: a review. J Med Food. 2013;16(3):185–198. doi:10.1089/jmf.2011.0238.

71. Krissansen GW. Emerging health properties of whey proteins and their clinical implications. J Am Coll Nutr. 2007;26(6):713S–23S.

72. Yalcin AS. Emerging therapeutic potential of whey proteins and peptides. Curr Pharm Des. 2006;12(13):1637–1643.

73. Shephard GS. Impact of mycotoxins on human health in developing countries. Food Addit Contam Part A Chem Anal Control Expo Risk Assess. 2008;25(2):146–151. doi:10.1080/02652030701567442.

74. Milicevic DR, Skrinjar M, Baltic T. Real and perceived risks for mycotoxin contamination in foods and feeds: challenges for food safety control. Toxins (Basel). 2010;2(4):572–592. Available at: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3153222/.

75. Levi C. Mycotoxins in coffee. J Assoc Off Anal Chem. 1980;63(6):1282–1285.

76. vander Stegen G, Jorissen U, Pittet A, et al. Screening of European coffee final products for occurrence of ochratoxin A (OTA). Food Addit Contam. 1997;14(3):211–216. doi:10.1080/02652039709374518.

77. Safety and nutritional assessment of GM plants and derived food and feed: the role of animal feeding trials. Food Chem Toxicol. 2008;46 Suppl 1:S2–70. doi:10.1016/j.fct.2008.02.008.

78. Joudrier P. [Food safety of GMOs]. J Soc Biol. 2009;203(4):337–344.

79. Mozaffarian D, Aro A, Willett WC. Health effects of trans-fatty acids: experimental and observational evidence. Eur J Clin Nutr. 2009;63 Suppl 2:S5–21. doi:10.1038/sj.ejcn.1602973.

80. Chardigny J-M, Destaillats F, Malpuech-Brugere C, et al. Do trans fatty acids from industrially produced sources and from natural sources have the same effect on cardiovascular disease risk factors in healthy subjects? Results of the trans Fatty Acids Collaboration (TRANSFACT) study. Am J Clin Nutr. 2008;87(3):558–566. Available at: http://ajcn.nutrition.org/content/87/3/558.long.

81. Gebauer SK, Chardigny J-M, Jakobsen MU, et al. Effects of ruminant trans fatty acids on cardiovascular disease and cancer: a comprehensive review of epidemiological, clinical, and mechanistic studies. Adv Nutr. 2011;2(4):332–354. Available at: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3125683/.

82. Mozaffarian D, Clarke R. Quantitative effects on cardiovascular risk factors and coronary heart disease risk of replacing partially hydrogenated vegetable oils with other fats and oils. Eur J Clin Nutr. 2009;63 Suppl 2:S22–33. doi:10.1038/sj.ejcn.1602976.

83. Mensink RP, Zock PL, Kester ADM, Katan MB. Effects of dietary fatty acids and carbohydrates on the ratio of serum total to HDL cholesterol and on serum lipids and apolipoproteins: a meta-analysis of 60 controlled trials. Am J Clin Nutr. 2003;77(5):1146–1155. Available at: http://ajcn.nutrition.org/content/77/5/1146.long.

84. Teegala SM, Willett WC, Mozaffarian D. Consumption and health effects of trans fatty acids: a review. J AOAC Int. 2009;92(5):1250–1257.

85. Wallace SK, Mozaffarian D. Trans-fatty acids and nonlipid risk factors. Curr Atheroscler Rep. 2009;11(6):423–433.

86. Field CJ, Blewett HH, Proctor S, Vine D. Human health benefits of vaccenic acid. Appl Physiol Nutr Metab. 2009;34(5):979–991. doi:10.1139/H09-079.

87. Butchko HH, Stargel WW, Comer CP, et al. Aspartame: review of safety. Regul Toxicol Pharmacol. 2002;35(2 Pt 2):S1–93.

88. Rubio-Tapia A, Hill ID, Kelly CP, Calderwood AH, Murray JA. ACG Clinical Guidelines: Diagnosis and Management of Celiac Disease. Am J Gastroenterol. 2013;108(5):656–676. doi:10.1038/ajg.2013.79.

89. Al-Ahmed N, Alsowaidi S, Vadas P. Peanut Allergy: An Overview. Allergy, Asthma & Clinical Immunology. 2008;4(4):139–143. Available at: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2868887/.

90. Robinson JG. Management of familial hypercholesterolemia: a review of the recommendations from the national lipid association expert panel on familial hypercholesterolemia. J Manag Care Pharm. 2013;19(2):139–149.

91. Accurso A, Bernstein R, Dahlqvist A, et al. Dietary carbohydrate restriction in type 2 diabetes mellitus and metabolic syndrome: time for a critical appraisal. Nutr Metab (Lond). 2008;5(1):9.

92. Surwit RS, Feinglos MN, McCaskill CC, et al. Metabolic and behavioral effects of a high-sucrose diet during weight loss. Am J Clin Nutr. 1997;65(4):908–915. Available at: http://ajcn.nutrition.org/content/65/4/908.full.pdf.

93. Janas-Kozik M, Zejda J, Stochel M, Brozek G, Janas A, Jelonek I. [Orthorexia–a new diagnosis?]. Psychiatr Pol. 2012;46(3):441–450.

94. Higgs JF, Goodyer IM, Birch J. Anorexia nervosa and food avoidance emotional disorder. Arch Dis Child. 1989;64(3):346–351. Available at: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1791897/.

95. Masheb RM, Grilo CM. Binge eating disorder: a need for additional diagnostic criteria. Compr Psychiatry. 2000;41(3):159–162. doi:10.1016/S0010-440X(00)90041-5.

96. Alvarenga MS, Martins MCT, Sato KSCJ, Vargas SVA, Philippi ST, Scagliusi FB. Orthorexia nervosa behavior in a sample of Brazilian dietitians assessed by the Portuguese version of ORTO-15. Eat Weight Disord. 2012;17(1):e29–35.

97. Barthels F, Pietrowsky R. [Orthorectic eating behaviour – nosology and prevalence rates]. Psychother Psychosom Med Psychol. 2012;62(12):445–449. doi:10.1055/s-0032-1312630.

98. Donini LM, Marsili D, Graziani MP, Imbriale M, Cannella C. Orthorexia nervosa: a preliminary study with a proposal for diagnosis and an attempt to measure the dimension of the phenomenon. Eat Weight Disord. 2004;9(2):151–157.

99. Eriksson L, Baigi A, Marklund B, Lindgren EC. Social physique anxiety and sociocultural attitudes toward appearance impact on orthorexia test in fitness participants. Scand J Med Sci Sports. 2008;18(3):389–394. doi:10.1111/j.1600-0838.2007.00723.x.

100. Fidan T, Ertekin V, Isikay S, Kirpinar I. Prevalence of orthorexia among medical students in Erzurum, Turkey. Compr Psychiatry. 2010;51(1):49–54. doi:10.1016/j.comppsych.2009.03.001.

101. Hepworth K. Eating disorders today–not just a girl thing. J Christ Nurs. 2010;27(3):236–41– quiz 242–3.

102. Kinzl JF, Hauer K, Traweger C, Kiefer I. Orthorexia nervosa in dieticians. Psychother Psychosom. 2006;75(6):395–396. doi:10.1159/000095447.

103. Segura-Garcia C, Papaianni MC, Caglioti F, et al. Orthorexia nervosa: a frequent eating disordered behavior in athletes. Eat Weight Disord. 2012;17(4):e226–33. doi:10.3275/8272.

104. Meule A, Westenhofer J, Kubler A. Food cravings mediate the relationship between rigid, but not flexible control of eating behavior and dieting success. Appetite. 2011;57(3):582–584. doi:10.1016/j.appet.2011.07.013.

105. Meule A, Papies EK, Kubler A. Differentiating between successful and unsuccessful dieters. Validity and reliability of the Perceived Self-Regulatory Success in Dieting Scale. Appetite. 2012;58(3):822–826. doi:10.1016/j.appet.2012.01.028.

106. Stewart TM, Williamson DA, White MA. Rigid vs. flexible dieting: association with eating disorder symptoms in nonobese women. Appetite. 2002;38(1):39–44.

El RIDÍCULO NUEVO ATAQUE AL OMEGA 3

El RIDÍCULO NUEVO ATAQUE AL OMEGA 3:

Hace unos días salió publicado un artículo sobre un “científico” en donde este afirmaba (sin prueba sería alguna) que el consumo de suplementos de omega 3 provoca y/o aumenta el riesgo de cáncer de próstata.

En ese momento me llego el artículo gracias a varios seguidores en Twitter que pedían mi opinión, y por supuesto, eso mismo hice en esa ocasión, sólo leyendo el artículo aún, puesto que no había leído el documento “científico” completo.

A cualquiera que desee conocer mi opinión primaria al respecto puede ir a mi cuenta de Twitter @jroselloblanco.

Ya desde ese momento se veía lo ridículo y contradictorio que resultaba el ya hoy famoso “estudio” del omega 3 y el cáncer de próstata. Pero al leer el paper completo es que me doy cuenta que la ridiculez, la insensatez y la falta de ética, va mucho más allá de lo que pensaba, y que se nota un claro deseo de dañar y confundir.

La verdad ya no quería hablar más de esto para no darle más fama y propaganda, pero luego entendí que debo aportar mi granito de arena para acabar con la confusión.

Ya que tantas personas siguen dudosas, preguntándome confundidas si consumir o no Omega 3, veamos a fondo este masivo disparate para que entiendan que si pueden hacerlo sin ningún temor; claro, siempre recuerden no hacer nada en exceso.

El reporte de este “científico” fue hecho basándose en una simple muestra de sangre para medir sus niveles de ácidos grasos en un grupo de 834 hombres; los cuales se les dio un poco de seguimiento para evaluar sus riesgos de cáncer de próstata de bajo y alto grado. Un pequeño grupo de 75 hombres se les dio la misma clase de seguimiento incompleto para medir riesgos de cáncer de próstata de alto grado.

Los resultados de ese único análisis de sangre mostraron niveles ligeramente elevados de ácidos grasos omega 3 con respecto al grupo control (de comparación), los cuales su autor inmediatamente “asocio” a un 44% más de riesgo de contraer cáncer de próstata de bajo grado y un 71% mas de riesgo de contraer el cáncer de alto grado en el grupo menor de los 75 hombres.

A ver, por fin Sr. “Científico”, cual de los dos porcentajes obedecen a la realidad aquí y por que sólo público en los medios el 71% y no todos los demás datos completos?

– Correlación es una medida de asociación y la misma no es igual a causa; lo he repetido hasta el cansancio esto, además de que cualquier científico serio lo sabe.
Aquí el autor usa estos términos para querer confundir al público no entrenado en estudios científicos y lograr su objetivo personal de desacreditar la suplementacion.

– Usar % no significada nada si no se muestran los datos completos de donde se sacaron dichos porcentajes.
Ejemplo:
– Sujeto “X” logro aumentar su fuerza en 10%.
– Sujeto “G” logro aumentar su fuerza en apenas un 5%.
Si leen hasta ahí, pensarán que el sujeto “G” se beneficio mucho menos, pero si miramos y analizamos los datos más de cerca, nos encontraremos con esto:
– Sujeto “X” levantaba 110 libras y ahora levanta 121 libras. Para un aumento de 11 libras de peso = a 10%.
– Sujeto “G” levantaba 250 libras y ahora levanta 262.5 libras. Para un aumento de 12.5 libras = 5%.

Se dan cuenta? Los porcentajes solos no significan nada! Miren el aumento considerable de el sujeto “G” a pesar de solo ser un 5% de aumento en su fuerza, y miren incluso como en peso total supera el 10% del otro. Ya entienden? No se lleven sólo de porcentajes vacíos, que eso es sólo para confundir y lean absolutamente todos los datos.

– Se esta hablando de altos niveles en plasma y no de niveles estables normales; los cuales son esenciales para la salud y el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Recordemos que la bioquímica se trata de equilibrio y todo exceso daño hará, hasta de agua!
Y aunque así fuera, tampoco es el caso, puesto que la verdad es que las personas en dicho estudio mostraron bajos niveles y no altos ni excesivos niveles, como han dicho.

En el cuerpo hay un delicado equilibrio entre inflamación y desinflamacion; alterar este balance de un extremo u otro traerá problemas a la salud. Exceso de inflamación conduce a enfermedades degenerativas, problemas con la recuperación, dolores musculares y artículares, etc. Exceso de desinflamacion deprime el sistema inmunológico, hace perder masa muscular, retrasa la recuperación, etc. O sea, ambos extremos son malos, por lo tanto, caemos de nuevo en lo más importante: EQUILIBRIO.

Pero la cosa no para ahí con esta tontería:

Titulares como:

“Detén el salmón, podría darte cáncer!!!”.
” El Omega 3 da cáncer de próstata”.
“Científico confirma que el Omega 3 da cáncer”.
Y tonterías similares han llovido por doquier; haciéndose eco de manera irresponsable de semejante
disparate!

– Han omitido que este estudio ni siquiera fue sobre los suplementos de omega 3!

– Su autor admite que el no sabe como participantes de dicho estudio lograron tener niveles bajos en sangre de omega 3 en todos los grupos! Pero por otro lado te habla de altos niveles!
De hecho, los niveles generales de omega 3 en esos análisis eran de solo 40% de los niveles que se hubieran esperado en personas que lleven una dieta rica en omega 3 acompañada de suplementacion.

– Estos niveles insuficientes de omega 3 en sangre fueron obviados por los medios y por supuesto, el mismo autor del estudio.

– El autor admite claramente que tiene algo personal en contra de todos los suplementos cuando afirma y cito: “He demostrado una vez más que los suplementos son un gran riesgo para la salud”. Fin de la cita.

Pero caballero!
1. Usted no ha estudiado todos los suplementos para hacer semejante afirmación general. Muchos con pruebas de sobra de sus beneficios en la salud, incluyendo los Omega 3.

2. Ni siquiera estudio el suplemento de omega 3! Que era lo de menos. Aunque lo hubiese hecho, no tenía pruebas suficientes y claras de que fueran la causa para hacer semejantes afirmaciones.

– El mismo Sr. admite en una parte que no tiene idea de lo que esta ocasionando eso! Entonces, por que culpa al omega 3?

– El mismo Sr. Vuelve a contradecirse una vez más cuando dice que se necesitan más estudios para llegar a una conclusión y conocer las causas reales, pero por otro lado afirma categóricamente que “demostró” que los suplementos hacen daño y el omega 3 da cáncer.
Que barbaridad!!

– También otro gran ausente de dicho artículo es especificar que la gran mayoría de estos hombres “estudiados” con ligera “elevación”de omega 3 en sangre, ya tenían historial previos de haber sufrido la enfermedad en mayor y menor grado y otros poseían varios factores de riesgo, como niveles más altos de PSA y herencia familiar genética.

– El autor compromete sus resultados y los invalida totalmente por esta otra razón clara:

Uso un modelo de estadística llamado “Análisis de multivariacion”. Pero resulta que los datos que el uso son incompletos y que quedan severamente comprometidos por varias causas como:
– Estos hombres ya habian tenido algun tipo de cancer de prostata; tanto de bajo como de alto riesgo.

– Fueron comparados con un grupo al azar, de los cuales no hubo ningun control serio: no se controlo ni investigo sus habitos alimenticios generales, si fumaban, si eran sedentarios o no, si consumian alcohol o cualquier otro tipo de drogas, hábitos de sueño, o sea, prácticamente nada! solo un simple y UNICO análisis de sangre, y que para colmo de los colmos! Ya el mayor grupo tenía predisposición genética a padecerlo, y no dizque por culpa de cantidades minúsculas de omega 3 un día; y digo un día, porque el autor tampoco sabe si era que tenían esos niveles siempre, puesto que niveles así se pudieron lograr hasta comiendo un poco de salmón u otro pescado, horas antes de sacarles la sangre. O sea, que causa no se demuestra por ningún lado.

– Por que uso un grupo de personas así con estas condiciones? Cuando la ciencia sabe que personas con predisposición genética sus riesgos de padecer este cáncer es de 120 a 180% en algún momento de sus vidas si no se cuidan? Más del doble de las personas participantes en dicho estudio tenían esta predisposición genética!

Que conveniente resulta obviar todos estos hechos para crear controversia, titulares y fama.

Asociar una lectura de una sola prueba de sangre, de una sola vez, un solo análisis a riesgos a largo plazo de contraer cáncer cae mucho más allá de lo ridículo!
Y todavía se atreven a llamar a este disparate dizque “estudio científico”. Cuando este Sr. Es una contradicción andante.

-Por si no lo saben, los niveles sanguíneos de omega 3 varían muy rápido con cambios en la dieta a corto plazo. Este “estudio” no muestra la incorporación del omega 3 en las células y tejidos a largo plazo y sus efectos en los mismos.

– En este “estudio” las diferencias en los niveles basales de omega 3 en sangre es tan trivial, que como dije más arriba, si un hombre se come un salmón o cualquier otra comida rica en omega 3 la noche anterior, pudiera caer en el grupo de niveles “altos” de omega 3, aunque jamás haya probado un omega 3 antes o lo vuelva a hacer después en su vida. O sea, es esta la causa acaso?
Dónde esta la real causa que no se encuentra por ningún lado? Sólo veo ridiculeces e incoherencias.

Como pueden ver, este “estudio” es una tontería. Mas tonto se vuelve aún si eres una persona que consume omega 3 purificados de alta calidad, libres de excesos de metales pesados.

Que lástima que hayan varios medios populares que sólo se dediquen a tergiversar información para ganar rating.
Que mal que no se lo ganen con información sería, buena, neutral, y que llamen a tanta confusión a las personas. Ahora para colmo, queriendoles privar de los beneficios de los omega 3 y de estos ácidos grasos que son esenciales para la salud.

El cáncer de próstata es una enfermedad que se va desarrollando y haciéndose maligna de forma progresiva y lenta, y que incluso puede tomar décadas en aparecer como algo clínico relevante. No dizque algo espontáneo por consumir un poco de omega 3. Los riesgos más conocidos de contraer este cáncer son: predisposición genética, mala nutrición, obesidad, sedentarismo, edad (a partir de los 40), y desbalances hormonales.

Algo que quiero destacar a parte y que se suele pasar por alto, es que la arterioesclerosis es un riesgo demostrado por la ciencia que aumenta las probabilidades de cáncer de próstata. Adivinen que? Los omega 3 han demostrado una y otra vez que protegen de este fenómeno.
Por qué obvio eso también este “científico”?

Por cierto, este Sr. No se aseguró de medir y observar la salud cardiovascular de los sujetos estudiados. Por qué? Descuido o a propósito?

El mismo análisis que hizo ese “científico” demuestra que estos hombres no llevaban una dieta rica en omega 3 y mucho menos suplementarse con este. Por qué? Porque de ser así, sus niveles sanguíneos hubiesen aparecido más elevados, ya que a largo plazo, una dieta rica en omega 3 si altera los niveles celulares.

Hay otras razones de peso que invalidan este estudio; como los niveles altos de PSA en los sujetos del 41% de riesgo bajo y los sujetos del 71% de riesgo alto, en los cuales a pesar de ambos tenerlos elevados, los del 71% los tenían aún más! Demostrando claramente un problema previo. Pero no los quiero aburrir con una larga explicación del PSA elevado y su asociación al cáncer de próstata. Si desean investiguen sobre el PSA.

– El análisis que se uso para medir los niveles de omega 3 en estos sujetos fue uno llamado “Plasma phospholipid testing for fatty acids”. Pueden buscarlo si desean. Resulta que este tipo de prueba bioquímica puede variar muchísimo de acuerdo a variación a muy corto plazo en la dieta (recuerdan mi ejemplo del salmón más arriba?). Sin embargo, la utilizacion y niveles a largo plazo en las celulas y tejidos es mucho menos dependiente de cambios dieteticos a corto plazo. Yo imagino que este “cientifico” sabe esto, entonces por que no mejor midio los niveles de acidos grasos en los eritrocitos (celulas sanguineas) ? ya que esta prueba es mucho mejor para evaluar los niveles y utilizacion de omega 3 por las celulas a largo plazo por el consumo de omega 3 en las comidas y en la suplementacion. Al menos este tipo de pruebas le hubiesen dado un poco más de credibilidad y razón para continuar estudiando y ver si en verdad los omega 3 provocan cáncer de próstata.

Los datos científicos indican que unos 2 gramos de omega 3 diarios elevan los niveles de ácidos grasos en los eritrocitos de 4 a 8% en 8 semanas. Y fíjense que esto es consumiendo esa cantidad diariamente.
Repito, por que no uso esta prueba bioquímica?

Una dieta sana que incluya alimentos ricos en omega 3 eleva los niveles a un promedio de 6%.

Una dieta standard que incluya una suplementacion con 3.6g diarios de omega 3 purificados de alta calidad, eleva los niveles a 10.59%.
Esto significa que si esos sujetos del estudio hubiesen llevado una dieta rica en omega 3, o siquiera se hubiesen suplementado con estos, los niveles que presentaron en dicho estudio, aún en sangre, hubiesen sido mucho más altos y apenas presentaron un 4. 66% de omega 3.
Estos son los promedios de los niveles de omega 3 con la prueba de eritrocitos a largo plazo:

– Comedores moderados de pescados = 6.06%
– Consumiendo 3.6g de EPA/DHA de suplementos diarios = 10.59%
– Promedio de omega 3 en sangre del grupo con riesgo alto de cáncer de próstata = 4.66%
– Promedio de omega 3 en sangre del grupo control (los que compararon al azar) = 4.48%

Si se fijan, entre los hombres que tuvieron cáncer de próstata y aquellos que no, prácticamente no hay diferencia en sus niveles, o sea, 0.18%. Lo cual arrojaría esta diferencia y hasta más, con sólo comer 1 o 2 onzas de pescado. Ahora entienden por que les decía que no se llevarán sólo de porcentajes? Le hablaron de un 71% para asustar y llamar a confusión.

Esto prueba claramente que estos hombres no consumían suplementos de omega 3 y que tampoco llevaban siquiera una dieta moderada en omega 3. Claramente ambos grupos están muy por debajo de los niveles esperados en personas que si consumen omega 3.

Y aunque correlación no significa causa, ni siquiera una correlación tiene este Sr. Con este estudio; y si a correlaciones vamos, pues más bien podríamos asociar que el cáncer vino por una dieta pobre en omega 3 y no dizque por consumirlos y tener bajos niveles.

En conclusión:
Queda más que claro que los omega 3 NO son los culpables del dicho cáncer de próstata.
La ciencia tiene pruebas contundentes de todos los beneficios atléticos y de salud que poseen los omega 3. En contraste, este estudio ni siquiera una clara correlación demuestra, muchísimo menos una causa.
Consume tus omega 3 con toda confianza.

Y recuerda:
Debemos siempre ser críticos, observadores y analíticos con las cosas que nos dicen y que leemos. Por favor, hay que dejar la mala costumbre de sólo leer los titulares o sólo leer por encimita. Hay que profundizar y no hacernos eco de mala información que daña y confunde a las personas.

Los dejo con esta frase:
Aquel que lee, pero no entiende lo que lee, es como si no supiera leer.

Esta es la verdad sobre el omega 3:

Referencias

1. Omega 3 ayuda a aumentar la masa muscular:
http://www.ergo-log.com/fish-oil-with-high-EPA-stimulates-muscle-building.html

2. Omega 3 retrasa la arterioesclerosis, parece evitar arritmias fatales y reduce la subsecuente mortalidad después de infarto al míocardio:
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/10750695/

3. Análisis científico de varios estudios sobre omega 3 y cáncer de próstata determina que no lo provoca, sino que lo evita! http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2820568/

4. Cuatro estudios más que demuestran el potencial del omega 3 para inhibir el cáncer de próstata: http://www.voodooviral.com/moxxor/powerfulomegas/docs/OMEGA_3_AND_PROSTATE_STUDIES.pdf

5. Omega 3 y sus beneficios en oftalmología: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3552384/ Atención oftalmólogos!

6. Omega 3 y sus beneficios en la piel: http://ajcn.nutrition.org/content/73/5/853.full

7. Omega 3 y su rol adaptogenico ante el stress, dando como resultado una reducción del mismo: http://www.nutritionj.com/content/3/1/20

8. Omega 3 ayuda a aumentar la masa muscular incluso en personas que no entrenan! http://m.facebook.com/l.php?u=http%3A%2F%2Fwww.ncbi.nlm.nih.gov%2Fpubmed%2F21501117&h=WAQHPpeE9&s=1
Así que imaginense en las que entrenamos.

9. Omega 3 retrasa el envejecimiento e inhibe el crecimiento de células cancerígenas:
http://www.ergo-log.com/fishoillongevity2.html

El Daño Metabólico

Hace un poco más de 4 años dicte una conferencia sobre “El Daño Metabólico”, patrocinada por una empresa popular de aquí. En dicha conferencia habían más de 150 personas, de las cuales al final solo quedaron unas 30 sentadas. Al momento que empece a mostrar las pruebas de que dicho fenómeno si existe, se empezaron a marchar molestos. Sólo se escuchaban los murmullos de quejas y criticas de los amantes de las dietas “cero”carbs. Esas 30 personas se quedaron ahí porque si querían en verdad aprender, corregir sus errores y los errores que como coach estaban cometiendo con sus clientes. Obviamente este grupo que en verdad siempre tiene sed de mejorar y aprender más y más suelen ser la minoría, pero son los de calidad!

Pero que es esto?
Básicamente es una adaptación metabólica que no te conviene, puesto que te ocurren 3 cosas:
1. Dejas de oxidar (quemar) grasas en gran medida.
2. Dejas de construir masa muscular.
3. Aumentas de forma exagerada, rápida e inexplicable de peso.

Y que le ocurre a mi cuerpo que provoca esto?
Simplemente tu cuerpo es una máquina de supervivencia, y al verse privado de su preciada energía (comida suficiente, sobre todo carbs), entonces para preservar su vida apaga lo más que pueda su metabolismo y entra en estado de emergencia, o sea, reduce al mínimo sus funciones biológicas/bioquímicas solo para poder sobrevivir, o sea, trabaja en reserva.

Siempre me gusta usar la analogía del vehículo con mis estudiantes para que entiendan:
Supongan que van en su vehículo en una carretera desconocida, no saben donde estará la próxima gasolinera y están entrando en reserva. Que hacen ustedes para evitar quedarse sin combustible? Simple, tratan de ahorrar lo más posible; apagan el aire acondicionado, apagan la radio, dejan de pisar el acelerador y mantienen una velocidad fija. Pues saben que? Lo mismo hará tu cuerpo cuando no le des combustible suficiente y no tenga idea de cuando lo tendrá de nuevo, o le crees una demanda exagerada de energía, o ambas cosas a la vez.

Entonces que ocurre en tu cuerpo cuando ya entra en ese estado?
Se vuelve súper eficiente almacenando energía y preservándola. Sólo que esta “eficiencia” a ti no te conviene, puesto que ya no vas a oxidar (quemar) energía, grasas, carbs, calorías, sino que cualquier cosita que comas tu cuerpo la almacenara para preservar su vida. Ya no hay equilibrio metabólico/bioquímico en tu cuerpo, o sea, homestasis, sino que están de un lado de la balanza extremo, el cual tu metabolismo no te esta ayudando a estar en forma, ni en salud; esta relativamente apagado. Luego cuando comes cae en el otro extremo de la balanza y aumenta muchísimo de peso, puesto que quiere almacenar el máximo de energía posible, para la próxima época de crisis energética, o sea, esta sumamente eficiente preservando energía. Te suena el efecto rebote?
Estas seguro que quieres esto?

Este fenómeno ocurre con todas esas dietas extremas, esas dietas ridículamente bajas en carbs o cualquier otro macronutriente, pero más que todo, aquellas pobres en carbs y/o grasas.
– Exceso de cardiovasculares a baja intensidad y en ayunas.
– Exceso de uso de químicos también. Cuando digo “químicos” me refiero a las sustancias ergogenicas (esteroides, factores de crecimiento, antineoplasicos, termogenicos, etc), ya que absolutamente todo en tu cuerpo es químico y fuera de el también.
– Dietas pobres en sodio por igual y por supuesto, todos a la vez.

El fenómeno del daño metabólico es más conocido por ese nombre, pero como he explicado muchas veces en la clase de bioquímica que imparto, el término correcto no es ese, sino “Adaptación Metabólica”. También he hablado mucho de esto por Twitter y he presentado las pruebas.

Recientemente se ha puesto de moda debido a que el Dr. Layne Norton ha abordado el tema en una serie de vídeos, tuits y seminarios, y su popularidad ha ayudado a dar a conocer mucho más ese fenómeno, muy conocido desde hace un tiempo en la bioquímica y fisiologia deportiva; lo cual me alegra, para que muchos se salven y otros no caigan en eso.

En resumen: no necesitas comer tan pocos carbohidratos, tan poca grasa. No necesitas privarte de sodio. No necesitas hacer horas y horas de cardio y mucho menos ese cóctel de químicos.
Haces todo esto y prepárate para tener el daño metabólico, o sea, esa adaptación metabólica que no te conviene para nada, que tanto tiempo se tarda en reparar y que inevitablemente tarde o temprano ocurrirá si haces todo esto.
Dile NO a los extremos. La bioquímica se trata de equilibro e incluso la vida misma.

A menos que seas epiléptico o tengas algún tipo de tumor cancerígeno de esos que les encantan los carbs; alejate de las dietas cetogenicas (muy bajas en carbs) por tiempo prolongado, pues no te traerán beneficio alguno, más que daño metabólico y perdida de masa muscular.

Aquí las pruebas científicas del fenómeno:

1. Dietas extremas y pasar hambre no es la respuesta para la pérdida de peso. Más pruebas de la adaptación metabólica: http://t.co/HaNgiytKa7

2. La respuesta metabólica a la pérdida de peso prolongada: http://t.co/qXWBiCOAp9

3. La respuesta biológica a las dietas: http://t.co/m56e0XCtzr

4. Cardio prolongado a baja intensidad conjuntamente con dieta baja en calorías causa daño metabólico: http://t.co/k1NPAawZnr

5. Bajar de peso con dietas restrictivas, perdiendo masa muscular y haciendo cardio a baja intensidad, crea adaptación en la termogenesis, por lo tanto, cada vez se te hace más difícil mantener tu peso, quemar grasas o volver a ponerte en forma: http://t.co/f9hoVRMVhK

6. El metabolismo se pone lento ante una perdida rápida y masiva de peso a pesar de preservar la masa muscular:
http://www.biolayne.com/wp-content/uploads/Metabolic-Slowing-with-Massive-Weight-Loss-despite-Preservation-of-Fat-Free-Mass.pdf

7. La respuesta en la expresión del gen de los adipositos a la restricción calórica y el efecto rebote. Esto significa que el gen de la quema de grasas esta apagado y los adipositos (células que almacenan grasas) se agrandan para poder almacenar mas grasas aun e incluso se fabrican más: http://ajcn.nutrition.org/content/94/6/1399.full.pdf+html

8. Restricción calórica aumenta la eficiencia de las mitocondrias para trabajar con menos grasas, o sea, oxidan (queman) mucho menos grasas: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1413655/pdf/pnas-0510452103.pdf

9. La defensa del cuerpo ante la pérdida de peso:
The defense of body weight: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23126426

10. La respuesta biologica a las dietas extremas y el efecto rebote:
http://scholar.google.com.do/scholar?q=Biology%E2%80%99s+response+to+dieting:+the+impetus+for+weight+regain%E2%80%99+published+in+the+American+Journal+of+Physiology&hl=es&as_sdt=0&as_vis=1&oi=scholart&sa=X&ei=Xu7uUe6yAe_d4AOT1oCABA&ved=0CCoQgQMwAA

Lo que ocurre en el cuerpo de un principiante al iniciar un programa de entrenamiento y por que no debe desesperarse (Part. 1):

Una de las cosas sorprendentes del tejido vivo es su habilidad para adaptarse al stress del entrenamiento. Esta adaptación es la base en la cual se construyen todos los sistemas atléticos.
En el fisiculturismo y el fitness, es lo que hace a los músculos más grandes. El tejido, en especial los músculos, tienen varios medios para responder al stress. Los músculos tienden a adaptarse en direcciones predecibles, pero en magnitudes poco predecibles.

1. LA COORDINACION INTERMUSCULAR:

Cuando inicias un programa de entrenamiento el primer tipo de adaptación que ocurre en el sistema neuromuscular es el “aprendizaje.”
Aunque también la fuerza aumenta relativamente rápido como resultado del entrenamiento, casi toda la adaptación en los primeros meses es neuronal; el cuerpo aprende a activar más fibras en momentos dados. Esto se llama coordinación intermuscular.
Desafortunadamente, esto requiere muy poco a nivel de hipertrofia para realizarse; o sea, los músculos no crecen con esto. Estos simplemente aprenden a generar más tensión.

2. COORDINACIÓN INTRAMUSCULAR:

Este es el segundo efecto que ocurre gracias al entrenamiento. Significa que las unidades motoras individuales en los músculos adquieren mejor sincronización. Aún así, fíjate que esto también es otra clase de aprendizaje, en el cual los músculos son capaces de generar más fuerza.
La coordinación muscular tampoco se traduce en mucha hipertrofia, en el sentido de que los músculos no se ponen visiblemente más grandes. Lo que sucede en realidad es que se vuelven mas eficientes dándole uso a lo que ya tienen.
La pequeña hipertrofia que ya tiene lugar en este estado es usualmente debido a la consolidación de las estructuras internas de los músculos entrenados y no en un incremento de su apariencia y/o tamaño.

En resumen, los primeros estados del entrenamiento con pesas da el resultado de un aumento del desempeño y la fuerza por mecanismos neuronales. De hecho, estos mecanismos neuronales son dominantes las primeras 8 a 12 semanas de cualquier nuevo programa o sistema de entrenamiento.

Según va progresando el entrenamiento, la hipertrofia va gradualmente reemplazando los mecanismos de adaptación neuronales, pero se necesita de 8 a 10 semanas para que los músculos empiecen a ponerse más grandes. Aún así, los primeros estados de la hipertrofia causan cambios internos en los músculos sin muchos cambios visuales externos.

Aunque este proceso a lo mejor no te guste (porque quieres rapidez), es una manera muy inteligente de diseño de un sistema neuromuscular. El cuerpo no tiene idea si ese nuevo stress muscular durara mucho tiempo. Es metabólicamente caro a nivel energético y poco eficiente para el organismo construir nueva masa muscular. Construir músculos requiere acceso a una buena nutrición constante, la cual nuestros ancestros puede que no tuvieran en alta disponibilidad y abundancia. Así que para nuestro cuerpo es inteligente poder adaptarse a nuevas demandas sin tener que llegar al borde de construir más masa muscular. El cuerpo es la máquina perfecta de adaptación!

Si continuamos la demanda de entrenamiento de forma disciplinada mas allá de las 8-12 semanas, llevando así a dejar “exhaustas” las habilidades del cuerpo de usar los mecanismos de adaptación neuronal, entonces al cuerpo no le quedara de otra que aumentar las mismas estructuras musculares y tejidos asociados a estos. Finalmente, se empieza a obtener una hipertrofia considerable y visible.

Estas informaciones tienen importantes aplicaciones para tu entrenamiento.

– Primero: en evaluar cualquier sistema de entrenamiento y su habilidad para producir crecimiento muscular significativo. Debes usarlo de forma continúa por al menos 8-12 semanas.
Un error muy común que veo a diario; personas brincando constantemente de un sistema a otro sin darle el tiempo necesario para evaluar si funciona o no.

– Segundo: aunque experimentas un aumento considerable y rápido en el desempeño y la fuerza en las primeras semanas de entrenamiento de un programa “X”, esto es sólo un periodo y no durará siempre. Durara sólo hasta que el cuerpo se adapté a manejar la nueva forma de stress impuesta.

– Tercero: aún cuando la hipertrofia empieza, es usualmente enfocada en consolidar el tejido muscular existente haciéndolo más fuerte y eficiente.

– Cuarto: por eso no debes esperar magia, cambios radicales y construír un nuevo físico, en solo pocos meses. Mucho menos esperar progresó si no llevas un programa sensato, bien estructurado, basado en la ciencia.

Es otra razón de peso para alejarte de las sustancias ergogenicas hormonales, ya que en estos primeros meses e incluso años, deberías crear una base sólida de adaptación a tus entrenamientos e hipertrofia, no inducida por hormonas. Por esa razón se ven tantas lesiones, y físicos completamente deteriorados a una edad muy joven; por la desesperación de cambiar su cuerpo en pocos meses, algo que toma años hacerlo de forma sana y sensata.

Recuerda que el fitness y el fisiculturismo es un estilo de vida, no una carrera de un cuarto de milla donde debes llegar lo más rápido posible.

Espera la parte 2:
LA HIPERTROFIA!

Hasta la próxima.

Contactos:
Twitter: @jroselloblanco
Correo: dr.rosellobm@hotmail.com
Teléfono oficina: 809 508 2337.

Los puntos para identificar a los malos coachs a.k.a Mythlovers:

Estos “métodos” son recopilaciones de cosas que me dicen mis clientes, cosas que leo por doquier y cosas que me cuentan otros coachs muy profesionales que se topan todo el tiempo con estos tontos inventos pseudocientificos, y también de preguntas que la gente me hace.

Algunos “métodos” son una locura, otros son estúpidos, otros peligrosos. Así que mucho ojo con esto.

1. Le dan a todos sus clientes la misma dieta y el mismo entrenamiento, sin tener en cuenta su estado de salud, estilo de vida, género, metabolismo, deficiencias, o enfermedad que el paciente pueda tener, lesiones, y metas individuales que desea alcanzar, etc.

2. No sabe lo que son los macronutrientes, las funciones de cada uno en el cuerpo humano, como interactúan entre si, y muchísimo menos saben controlar y contar los macros en una dieta.

3. Te manda a dejar de tomar agua antes de las competencias.

4. Te manda a reducir el sodio al mínimo porque “hincha” y a “cortarlo” si vas a competir.

5. Te pone hacer secciones maratonicas de cardio a baja intensidad y/o en ayunas dizque para quemar más grasas.

6. Te pone a llevar dietas ridículamente bajas en calorías y/o carbohidratos.

7. Cuando le pides una explicación sería y científica de sus recomendaciones, te dice: “porque yo lo digo”, o “yo soy que se”, o “a mi me da resultados.”

8. Te dice que tu dieta tiene que ser hecha en base a tu “tipo de sangre”.

9. Te dice que tienes que comer cada dos horas para “estimular tu metabolismo y poder quemar grasas.”

10. En cada workout te pone secciones largas de ejercicios abdominales.

11. Te acusa de hacer trampa, de no hacer lo que te dice y te hace sentir culpable a ti por tu falta de resultados.

12. Te dice que la sentadilla y el peso muerto te dañaran el cuerpo, haciéndolo ver “cuadrado”.

13. Te dice que necesitas hacer altas repeticiones para “quemar la grasa” o “tonificarte.”

14. Te dice que la azúcar te pone obeso y/o es un veneno.

15. Dice que la fruta pone obeso.

16. Te mantiene tomando termogenicos y estimulantes el año entero.

17. Te dice que estirarte te da músculos “alargados” y más “femeninos”.

18. Dice que los humanos no deben ni pueden ingerir gluten (aunque no sea alérgico ni intolerante al gluten). Es típico en ellos generalizarlo todo.

19. Te mandan a poner cremas y fajas para “quemar grasa localizada”.

20. Algunos llegan al colmo de decir que tienen que ponerle la mano en los músculos a sus clientes (incluyendo gluteos) dizque para que puedan sentir el músculo trabajando.

21. Dicen que no puedes construir músculos ni quemar grasas sin el uso de sustancias ergogenicas hormonales.

22. Ponen a los novatos a usar esteroides sin primero crearles una base sólida de forma natural.

23. Dicen que la leche de vaca hace daño, que hincha, que engorda.

24. Le asigna propiedades de “quema” de grasas o de “engorde” a alimentos específicos.

25. Sólo se enfoca en la pérdida de peso, no importa si se pierde músculos, agua, y hasta densidad ósea.

26. Te “garantiza” fechas límites específicas para perder un peso X.

27. Te hace creer que si no gastas una fortuna en suplementos (comprándoselos a el, claro esta) no obtendrás resultados.

28. Dicen que las mujeres deben usar sólo máquinas, porque las pesas libres las pondrán como un hombre y usar pesos pesados también.

29. Te dicen que sólo comas pechuga y pescado, porque te darán un Look más seco y definido.

30. Te manda a leer artículitos y libros por ahí, ambos sin base científica sólida, por supuesto, para intentar apoyar y justificar sus sandeces.

31. Les molesta la ciencia y atacan sus estudios e investigaciones. Y son tan ridículos e insensatos, que todavía se atreven a querer vivir de ella.
Tienen el ego tan inflado, que se sienten superiores a la misma ciencia, como si fueran alguna especie de Dioses. Por supuesto, aunque lean estudios científicos no los entenderían.

32. Por lo general son fanáticos ciegos de algo o de alguien, de neutralidad tienen cero.

33. Si alguien le invita a un debate serio, nunca presenta una sola prueba científica con base, que justifique sus afirmaciones, entonces se va por la vía del insulto e intenta desautorizarte.

34. Se pasa todo el día haciendo afirmaciones en Twitter y FB de asuntos científicos que no domina, por supuesto, jamás presenta la referencia científica de tantas afirmaciones.

35. Te ponen una “rutina” de ejercicios, en vez de un sistema de entrenamiento avalado por la ciencia de la fisiología y la bioquímica.

36. A pesar de que varios estudios han demostrado que estirar antes de los ejercicios aumenta el riesgo de lesiones y reduce la fuerza, y que lo correcto es estirar al final; ellos insisten en ponerte a estirar antes de entrenar.

37. Te prohíben comer carbohidratos o algún alimento “X” a partir de una hora específica. Parece ser que a partir de esa hora, ellos misteriosamente inventaron un mecanismo para apagar el metabolismo y las miles de reacciones bioquímicas constantes.

Hay muchísimos más “métodos” inventados por estos mythlovers; según vaya recordando iré actualizando este post. Siéntete libre de agregar los que quieras al listado.

Dieta según el tipo de sangre: puro mito.

Dieta según el tipo de sangre: puro mito.

La dieta “Según el tipo de sangre” ha ganado mucha popularidad desde que saliera el libro “Eat Right For Your Type” por Peter D’Adamo, N.D.

El libro básicamente dice que el tipo de sangre “O” es la dominante, cazadora, que requiere carne en su dieta, que la tipo “A” son los dóciles vegetarianos, y los tipo”B” son los omnívoros que pueden tomar leche. Esto se ha convertido en una religión para los que creen que esto es cierto, pero la verdad es que este tipo de dieta y el libro que la promueve, presenta muchos mitos, problemas y pseudociencia, lo cual le quita toda credibilidad científica.

D’Adamo basa la mayoría de su “teoría” en la acción de las lectinas, “las cuales son proteínas que contienen azúcar y se encuentran en la superficie de ciertos alimentos, las cuales pueden causar que varias moléculas y algunos tipos de células se mantengan pegadas (unidas)”.

Culpa a las lectinas de graves interrupciones e interferencia bioquímica negativa a través del cuerpo; desde “aglutinacion” de las celulas sanguineas, cirrosis hepática, hasta daño renal (en la página 24 de su libro).
D’Adamo afirma que “ciertos granos y leguminosas, en especial las lentejas y las habichuelas rojas, contienen lectinas que se depositan en las células musculares, volviendo los músculos más alcalinos y menos capaces para la actividad física”. (Página 53 de su libro).

Todo esto son acusaciones científicas muy serias!!! Alarmantes además.
O sea que, si eres de sangre tipo “O” y te comes un poco de legumbres o lentejas, las lectinas se depositarán en tus músculos, alterarán sus funciones, cambiarán su acidez, y te traerá serios problemas con la fuerza, el desempeño, la resistencia y el crecimiento muscular!
Cuantos disparates!

Si alguien va hacer semejantes afirmaciones en un libro de consumo masivo, con el interés de “cambiar” los hábitos alimenticios del mundo, entonces el autor esta obligado a presentar evidencia científica sólida de todo lo que esta afirmando, para que esa evidencia le de soporte y validez a sus teorías.
Lo hizo el? Para nada!

El autor hace una afirmacion tras otra en su libro y muestra CERO referencia cientifica de todo lo que afirma como verdad absoluta; afirmaciones que el sabia asustarian a millones de personas en todo el mundo. Que irresponsabilidad!

El debio tomar fotografias con un potente microscopio de electrones mientras las personas comian lo que se supone no deben para su tipo de sangre, y con esto demostrar que en verdad ocurre esto. Estas microfotografías debieron mostrar biopsias del tejido muscular de personas tipo O, A, B y AB, después de que comieran.
Por qué no lo hizo si estaba tan seguro de lo que decía? Pura pseudociencia y teorías tontas vacías.
Muestras de tejido muscular, tejido graso, etc., son muy comunes y una práctica muy segura, además de prácticamente indolora, que usan en millones de laboratorios alrededor del mundo, conocida en inglés como la biopsia “Skinny needle”; la cual es continuamente efectuada por investigadores de las áreas de nutricion, bioquímica, fisiología del ejercicio, farmacología, y otras ciencias. Por supuesto el no iba a realizar esto, pues sabe que no es un verdadero científico y que su libro esta llenó de sandeces y pura especulación.
Dichas fotografías mostrarían claramente a las lectinas depositandose en las células (si es que esto fuera cierto).
No muestra estas pruebas, pero tampoco cita ninguna fuente que las tenga, en donde otros científicos hayan demostrado que esto es cierto.

Debió sustentar sus afirmaciones publicando sus investigaciones y citando otras fuentes cientificas, para demostrar los cambios negativos de las lectinas en el músculo de la siguiente manera:
1. Usando diminutos electrodos que miden la acidez dentro de las células.
2. Insertando estos dentro de los músculos de voluntarios pagados con todos los diferentes tipos de sangre.
3. Todos los voluntarios serian alimentados con las cosas que se supone no les hace bien para su tipo de sangre, por separado, una a una, y luego medidos todos los parámetros y archivados.
4. Los voluntarios no podrían saber exactamente que se anda buscando con dicho estudio, para evitar efecto placebo y predisposición.
5. Si sus afirmaciones son ciertas, entonces los músculos de los tipo “O” deberían presentar un serio cambio hacia la alcalinidad extrema.
Pero aquí de nuevo el autor falla en presentar eso, aunque en realidad no presenta NADA!

Quiere asustar a millones de personas, para que no lleven dietas ricas en proteínas, ricas en fibras, y otras comidas nutritivas, pero es tan irresponsable que no presenta pruebas científicas alguna.
Vaya forma de hacerse rico y famoso!

Es verdad que para ciertas personas comer leguminosas les provoca problemas, pero esto nada tiene que ver con su tipo de sangre, sino con alergias reales, intolerancias, colitis y alguna que otra razón medica.

El libro de D’Adamo contiene muchas afirmaciones que literalmente dan a entender que todos somos idénticos, tenemos mismas necesidades, alergias, intolerancias y demás, como si fuéramos alguna especie de clon genético único.
Para ejemplo, pueden ver la página 63 de su libro donde afirma que “Los tipo “O” no toleran el trigo para nada”.
Exactamente que quiere decir el con esto?
Que sí eres tipo “O” y te comes una galleta, un pan, o cualquier cosa que contenga trigo y/o gluten, prácticamente vas a caer al piso muriendote, con dolor intenso de abdomen y vómitos, o peor aún, sufrirás daño cerebral inmediato, debido a su “teoría” de la aglutinación celular, y todas esas células cerebrales aglutinandose entre si.
Que cantidad de trigo/gluten puede soportar un tipo “O” antes de que ocurra la “aglutinación celular”? Una taza de trigo? O a lo mejor un fideo?
Cuantos disparates uno tras otro en un solo libro!

La ciencia ha demostrado que efectivamente hay personas que presentan problemas digestivos con el trigo y el gluten; esto debido a alergias reales (no la tonta aglutinación por lectinas), intolerancias al gluten, y otros problemas verificados por la ciencia, sobre todo los celiacos; estos presentan inflamación intestinal al consumir gluten, pero no por una molécula de azúcar y proteína que se pegan juntas en la parte externa de la célula y acaba con ellos! Esto es un problema genético.

Tambien las lectinas han sido “asociadas” (no la causa) a ciertos procesos inflamatorios normales del cuerpo en algunas personas. Pero de ahi a decir que millones de personas jamas deben comer trigo o nada con gluten, es hablar una gran mentira y por lo tanto ser poco ético y profesional.

Existen millones de personas en el mundo que no presentan problema alguno al ingerir trigo y/o gluten e incluso países donde la principal fuente de energía de sus dietas son precisamente estas fuentes, y no se están cayendo muertos.

Creo que el Sr. D’Adamo le debe a sus lectores y fans al menos una sola cita científica convincente de todo lo que escribió, o es demasiado pedirle eso?

Donde están las fotos micrográficas del tejido intestinal de los tipo “O” que recientemente han comido trigo o gluten y que claramente presenta a las lectinas aglutinandose, entaponando e inflamando las células intestinales y posteriormente interrumpiendo sus funciones biológicas/bioquímicas?
No hay.

Donde están las fotos de las biopsias de los tipos A, B y AB, que recientemente comieron trigo/gluten también y cuyas paredes intestinal aparecen sin daño alguno y con mucho menos lectinas que los tipo “O”? Ya que estos son los únicos supuestos 100% tolerantes?
No hay.

La realidad es que la inflamacion de los intestinos, como la enfermedad de Crohn’s, la colitis y la sensibilidad al gluten, ocurren en TODOS los grupos sanguineos, no solo en los tipo “O”.
D’Adamo tampoco cita ninguna prueba científica convincente al respecto.

Si todo esto fuera cierto, creo que ya no quedaría un Dominicano, un Italiano, un Frances y Puertorriqueño vivo, por citar algunos.

La cosa no para ahí.

D’Adamo hace dos afirmaciones tontas sobre los lácteos. Una que deja claramente entre dicho sus conocimientos de ciencia básica (prácticamente nulos) y otro que preocupa bastante sobre sus recomendaciones dietéticas.

1. Dice en la página 23 del libro lo siguiente: ” Si una persona del tipo de sangre “A” toma leche, su sistema inmediatamente empezara el proceso de aglutinación celular, con el fin de expulsarla/rechazarla”. Si quiere que le crean semejante disparate, debería de nuevo mostrar las pruebas, en donde a los tipo “A” les ocurra esto en sus células, y las pruebas de que a los demás tipos no les ocurre, además de como se supone que el cuerpo va a “expulsar/rechazar” la leche. Las presenta? Obviamente no!

Este “experto” debería también explicar el por que personas de sangre tipo “A” que toman leche de vaca (muchas veces en grandes cantidades), no sufren una embolia, o infarto, ya que según el, su sangre se “aglutina” en el sistema vascular. Obviamente no presenta prueba alguna y mucho menos alguna explicación lógica de esto tampoco.

2. En la página 37 hace la siguiente recomendación: “Las personas Asiáticas de tipo de sangre “B” deben incluir lácteos en su dieta despacio, ya que su sistema se adaptara a ella poco a poco”. Se sabe de evolución y adaptación rápida en seres humanos, pero crear una mutación para producir lactasa de nuevo en pocos días? Eso si que no! Otra tontería más.
Al parecer el autor no sabe que la mayoría de esa población carece de la enzima lactasa, y por lo tanto no pueden tolerar la lactosa. Tampoco sabe que a esos mismos puede recomendar suplementar la dieta con lactasa. Para colmo, de nuevo comete el mismo error de generalizar, como si todos fueran iguales. El hecho de que la mayoría sea intolerante a la lactosa en esa población, no significa que todos. Además, de que supuesta tolerancia habla el que se va a desarrollar de repente hacia la lactosa? Según el solo por ir introduciéndola poco a poco?
Anda perdido ese Señor.

Otra afirmación que hace en la página 53 es esta: “Esta condición, conocida como hipotiroidismo, ocurre porque los de tipo “O” tienden a no producir suficiente yodo.” Queee? Otra tontería más!
De dónde salió este señor? Ni siquiera cosas tan simples y básicas maneja y aún así se atrevió a autoproclamarse autoridad en la materia y sacar un libro.

La realidad es que el cuerpo humano NO produce yodo para nada, al igual que tampoco produce los demás minerales que necesita, como el magnesio, calcio y demás.
El yodo es un elemento el cual es tomado por las plantas desde el suelo y el mar, y este se consume en la dieta diaria, en los alimentos que ingieres y no en una producción automática interna que se inventó D’Adamo.

El muy irresponsable le clava en la mente a millones de tipo “O” que de seguro “no están produciendo suficiente yodo” (lo cual ya saben que nadie hace) y que debido a esto, probablemente tendran hipotiroidismo.
Las causas del hipotiroidismo son complejas, y nada tienen que ver con lo que ese señor afirma.

Dice que comer carne roja y dejar de comer trigo, hará que el tipo “O” “produzca” yodo!
Y las tonterías no acaban!

Pero, que significa exactamente la Aglutinacion celular de la cual el tanto habla? pues que las celulas en tu torrente sanguineo de forma irreversible se pegan entre si y forman coágulos de sangre. Una vez pegadas, no hay forma de separarlas. Si tus celulas se aglutinaran asi, debido a las lectinas o cualquier otra cosa, entonces se cortaria el flujo sanguineo, y con los capilares entaponados no podras transportar oxígeno ni nutrientes, y las células privadas de oxígeno obviamente se dañan y prontamente mueren. Entonces como es que estas personas siguen vivas aún “aglutinando” sus células?
Me gustaría que el pseudocientifico este lo explique.

Si este síndrome de fallos de órganos debido a las lectinas existiera, estaría muy bien documentado por la ciencia, pero como esto no existe, obviamente no es el caso. Si esto fuera tan común a nivel mundial, por “no comer” lo que debes según tu tipo de sangre, como afirma el autor, sería de dominio común en la comunidad científica mundial. Ningún patólogo respetado en el mundo siquiera ha mencionado este fenómeno, así que imaginense ustedes el gran mito que es.

Sus afirmaciones tontas no acaban ahí.

– Página 97 dice: “Los tipo A están genéticamente predispuestos a cáncer, problemas cardiacos y diabetes.”
También les otorga personalidad a cada uno y afirma que los tipo A estan pobremente diseñados para la intensidad. Situación que los tipo O manejan muy bien, debido a su personalidad de líder.

– Página 142: “Los tipo A, cuando están bajo presión se vuelven ansiosos y paranoicos, y todo lo toman de forma personal.”

– Pagina 143: Afirma que Adolfo Hitler era una personalidad de tipo A mutada. Como sabe cual era el tipo de sangre de Hitler? Y además que rayos tiene que ver con todo esto?
Hasta hace asomos de Astrólogo el “experto”. Que barbaridad!
Creando estereotipos de cada tipo de sangre de forma antojadiza, y como si todo mundo fuera igual, o estuviera condenado ser de una forma específica, sólo por su tipo de sangre. Por lo visto, ya no hay que tratar a nadie para conocerlo, sólo tenemos que preguntar “Que tipo de sangre eres?” Y listo!
Que ridiculez!

No logro entender como las personas caen en todas estas tonterías y la dan por un hecho. Muchos incluso pagando altas sumas de dinero para que le pongan esta “dieta”.

Noten también que sus restricciones alimenticias de cada tipo de sangre, sólo se basan en el modelo de dieta Americano; pero y que paso con el resto del mundo? Solo aplica para los tipos de sangre de esa parte del mundo? Ahí otra prueba más de su falta de investigación científica sería.

Debido a la total falta de pruebas científicas para sus tontas afirmaciones, al autor no le queda de otra que dejar todo lo que dice sin ninguna referencia científica, y los únicos estudios científicos que cita, para colmo contradicen sus afirmaciones. Incluso el autor investigador que tanto cita el, Dr. Pusztai; el cual escribió el libro “Handbook of Lectins”, afirmo que D’Adamo malinterpreto totalmente sus investigaciones desde principio a fin y que D’Adamo no es mas que un artista de la estafa!
Que les parece?

El D’Adamo no es nutricionista, no es nutriologo, no es médico deportivo, no es bioquímico, no es coach profesional de entrenamiento, no es quimico, tampoco farmaceutico, ni ninguna otra rama ligada a esta ciencia; es un Naturopata, de capacidad dudosa, como ya hemos visto.
Entonces que busca este señor escribiendo un libro lleno de tonterías sobre temas que no domina ni son su área? Y peor aún, que haces creyéndole?

Creo que todo queda claro y no hay nada más que decir.

Otro mito tonto más!

Para consultas, contacto y asesorías:
Tel: 809 508 2337
Twitter: @jroselloblanco
E-Mail: Dr.rosellobm@hotmail.com

Referencias

1. http://www.owenfoundation.com/Health_Science/Pusztai/btd/letters/010407_from.html.

2. http://mbe.library.arizona.edu/data/1997/1404/6sait.pdf

3. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/9546043/

4. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/1469724/?i=6&from=/9546043/related

5.
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/23639603/?i=2&from=gluten

6. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/23609613/?i=15&from=gluten

7. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/23585360/?i=20&from=gluten

8. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/23567359/?i=27&from=gluten

9. http://www.thyroid.org/iodine-deficiency/

10. http://ajcn.nutrition.org/content/early/2013/05/22/ajcn.113.058693.abstract?sid=3ecf4f4b-1c46-411e-9bea-b7b64c953268

Creer: un recordatorio para que jamás pierdas la motivación

CREER:
Un aspecto sumamente importante de la motivación que debes entender y aplicar es “creer en ti mismo”.
Para mantenerte realmente motivado debes creer que todos tus esfuerzos rendirán sus frutos y tendrás tu recompensa tarde o temprano. Esto puede ser difícil, porque los resultados en el fisiculturismo y el fitness (se aplica a la vida tambien) nunca son tan rápidos como deseamos, y muchas veces son dolorosamente lentos.
Estamos tan acostumbrados a ver esas dramáticas fotos del “antes y después” que usan algunas compañías de suplementos y algunos coachs para promoverse, que si no notamos cambios rápidos y no podemos agregar 20 libras de músculos o perder 20 libras de grasa en un corto tiempo de semanas, entonces nos sentimos como unos fracasados.
Lo que la mayoría de personas no sabe, es que esas fotos son con personas que tienen años entrenando y ya estuvieron en forma alguna vez o varias veces, y dejaron de entrenar y/o comer bien, por lo tanto recuperar su forma se les hace mucho más fácil y rápido (se llama memoria muscular) y por eso ves esas dramáticas transformaciones. Otro truco es de hacer creer que ocurrió en muy poco tiempo, cuando en realidad han pasado varios meses e incluso años! Y también en muchos de estos casos se usan hormonas para acelerar el proceso.
Siempre mantén presente que tu estas en un recorrido, creando una trayectoria, como si estuvieras subiendo escaleras bien altas, donde cada una deber ser escalada dando pequeños pasos hasta alcanzar la meta final; tu destino por el cual estas luchando y trabajando. Nada que valga la pena llega sin sacrificios y muy rápido, y eso jamas lo olvides.
Cada buen entrenamiento, cada buena comida, cada buena noche de descanso, cada stack correcto de suplementos, te llevan cada vez más y más cerca de tu meta, porque los resultados son acumulativos, hasta que logran ser muy evidentes!
Como el recorrido es tan largo y tan lento, continuamente estarás tentado a pensar que jamás llegarás ahí, pero no es así, quedándote estático sin hacer nada es que no se llega a ningún lado. No desesperes, desaparece esos sentimientos y energía negativa. Ten presente que en el camino te encontrarás con personas que te quieren ver fallar, porque ellos nunca llegarán a donde llegaras tu, porque no tienen las agallas para hacer el esfuerzo y recorrer el camino, o porque ellos mismos ya se dieron por vencidos al intentarlo. Tratarán de desmotivarte, de robarte tu energía vital positiva, de bajar tu autoestima y hacerte sentir inseguro y dudar de ti mismo, ya sea con comentarios obvios o muy sutiles. NO LOS ESCUCHES! No son más que parásitos energéticos. Con actitud negativa nadie jamás ha conseguido nada positivo.
Así que si quieres estar en forma o la meta que sea que tengas en tu vida, bloquea toda negatividad y comentarios negativos, que no te importe lo que los demás digan o piensen, solo lo que piensas y sientes TU. Hazlo por ti y para ti, cumple tus sueños y metas por tu propio bienestar, así te sentirás más feliz y en paz, pudiendo darle más felicidad y paz a los demás, pues nadie puede dar lo que no tiene.
Jamás permitas que NADIE te haga dudar de ti mismo y de tus sueños. Aquel que no sabe a donde va, jamás llegara a su destino. Tu en cambio sabes a donde te diriges, sabes como llegar ahí (si no lo sabes asesorate con las personas correctas), y sabes que tu en verdad TRIUNFARÁS siempre y cuando JAMÁS TE DES POR VENCIDO!

Twitter: @jroselloblanco
Tel para citas: 809 508 2337
E-Mail: Dr.rosellobm@hotmail.com